DIALOGOS   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano
DIALOGOS DE PAZ   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano
Publicado en la categoría: Comunicados
Jueves, 17 Agosto 1995 04:03

Declaración de las FARC-EP: La paz después de un año del Gobierno Samper

Escrito por 
Tu votación
(0 votos)
0
2
0
s2smodern
powered by social2s

La sociedad colombiana tiene una fractura en su base desde hace mucho tiempo que año tras año se manifiesta en forma de crisis, ya sea en el poder ejecutivo, o en el parlamento, o en la justicia,o en la economía, o en las FF.AA., o en la Policía, o en los partidos políticos, o en todos estos sectores al mismo tiempo.

Es la crisis del estado, de su régimen político, de sus instituciones, del establecimiento. Es la crisis de la manera como se gobierna al país. De la forma como lo han organizado.

Un estado cuyos cimientos son: La violencia, la corrupción, la injusticia, la desigualdad y su entrega indigna a los intereses de los EE.UU., tiene que padecer permanentemente de crisis.

Por eso hoy, cuando la crisis se manifiesta a niveles presidenciales, simplemente esta aflorando la podredumbre que se ha cocinado a través del tiempo. Y aunque la oligarquía trate de remendar una vez mas la situación, esta claro que una solución definitiva exige cambios radicales, con el concurso de todo el país incluyendo a la insurgencia. Lo contrario será prolongar la enfermedad.

La presencia en la campañas políticas de los dineros del narcotráfico, no es nueva. Con ellos se han financiado las elecciones en Colombia desde hace años, pues para ser elegido a un cargo importante en nuestro país se requieren demasiados recursos.

Las elecciones en Colombia son una farsa, maquillada por los grandes medios de comunicación. No son democráticas porque el pueblo no puede participar en igualdad de condiciones, porque lo masacran cuando se lanza a la oposición, porque se compran y se venden conciencias, votos, resultados y se empeñan las futuras políticas oficiales al mejor postor.

Los vergonzosos escándalos que hoy sacuden a la clase política del país, deben reclamar la atención de todos los que queremos una patria mejor, pues el cáncer de la corrupción administrativa y política no es el único que aqueja a Colombia. Ni siquiera el mas grave.

Por eso, desde tiempo atrás, hemos planteado la necesidad de propiciar un encuentro de toda la sociedad con el fin de trabajar un gran acuerdo nacional que saque adelante al país, lo reconstruya sobre nuevas bases, y así, se pueda reconciliar la familia colombiana.

Sin embargo hemos encontrado una arrogante postura oficial, que pretexta la defensa de la instituciones, para incrementar sin descanso el terrorismo de estado. Hablan de paz y la prometen, mientras acrecientan la violencia buscando someter al pueblo a sus políticas salvajes e inhumanas y a su oligárquica disciplina social.

A nuestra propuesta de conversar y buscar entre todos soluciones a los graves problemas del país, nos respondió el presidente Samper en su discurso de posesión diciendo que la "fuerza era necesaria para que el dialogo fuera útil", anuncio de un chantaje apoyado en la política de mas paramilitarismo, mas guerra sucia, mas presupuesto para la guerra, mas torturas, mas sicarios, mas violencia, mas terrorismo de Estado.

Un Estado en crisis, apela desesperadamente a la violencia, para reemplazar el apoyo popular del que carece.

Por eso, una cuarta parte del presupuesto nacional, esta dedicado a la guerra. Se oficializa al paramilitarismo con las cooperativas de seguridad rural. Se compran centenares de helicópteros para bombardear y ametrallar la población. Mendigan a los EE.UU. el aumento en Colombia de los agentes de la CIA y piden mayor presencia de tropas gringas camufladas como "ayuda técnica", en una vergonzosa e indignante actitud antipatriótica. Mantienen ese amangualamiento del ejército con criminales como Fidel Castaño, Victor Carranza y cuanto "pájaro" les contribuya a asesinar inconformes, mientras funcionarios del alto gobierno desparraman discursos aquí y en el exterior contra la "violación de los derechos humanos".

Este gobierno, que tuvo la oportunidad de golpear  severamente la "guerra sucia" en el debate sobre la penalización de las desapariciones, "pelo el cobre" defendiendo ciegamente el monstruoso "fuero militar" y la llamada "obediencia debida". Y en acuerdo con la mayoría bipartidista del parlamento, mantuvo estas espantosas herramientas de muerte e impunidad.

Es que se hallan tan militarizadas la concepción y las conductas del estado colombiano, que ante la orden de destitución del general Hernán Velandia Hurtado de terminada por la procuraduría, dada su evidente participación en el asesinato y desaparición de activistas políticos de oposición cuando fue comandante de la inteligencia militar, precipitadamente procedieron a condecorarlo por sus"servicios prestados a la patria". Un día cualquiera, también condecoran al coronel Urueña, quien en compañía de un narcotraficante apodado " el alacrán", descuartizó a 107 personas con una motosierra, en Trujillo (Valle del Cauca).

Hace unos años, generales encabezados por Camacho Leyva, armados con su respectivo memorando, visitaron al entonces presidente López Michelsen para hacerle exigencias perentorias sobre el manejo del orden publico. El documento quedo plasmado posteriormente en el "estatuto de seguridad". Al expresidente Betancur, el general Vega Uribe le saboteo su política de paz con la circular que dio a conocer en el preciso momento en que se llegaba a los primeros acuerdos con la insurgencia. Ahora, el comandante del ejército, Bedoya Pizarro, ladinamente hace circular su memorando, para recordarle al país quien manda aquí y quienes representan el poder real, para informarle al  presidente Samper, que en vez de gritar "aquí mando yo" era mas justo afirmar: "aquí mandamos nosotros".

Esta tan militarizado el gobierno, que ahora según la novedosa interpretación presidencial, al estado solo lo representan las FF.AA. eso se desprende del razonamiento samperista, que le niega plenas garantías a los comandantes de la guerrilla destacados a las conversaciones por la paz, para reunirse en la Uribe. Estamos en los tiempos, en que la debilidad moral del gobierno, lo  empuja a someterse aun mas a los dictámenes del militarismo.

Nuestra decisión de dialogar esta tomada. La voluntad que nos acompaña para hacerlo, es inquebrantable. Se requieren plenas garantías para el primer encuentro y el único que puede otorgarlas, es el propio gobierno. No puede descargar en nadie mas la responsabilidad de no haberse concretado la reunion, después de un año.

Una situación como la actual merece algo mas que una arrogante respuesta gubernamental. Porque, en notorio contraste, mantiene una actitud tan servil frente a la permanente intromisión en la política nacional de ese nuevo virrey, llamado Myles Frechette? Y a la cotidiana violación de nuestra soberanía por parte del gobierno gringo? Porque tantas reverencias para los representantes de las transnacionales del petróleo que se están enriqueciendo a costa nuestra y tanta intransigencia para resolver los problemas sociales de nuestras regiones? Porque tanta plata para la guerra y tanta indiferencia para solucionar la  agobiante crisis de los medios y pequeños cultivadores de café? Porque tanta soberbia del gobierno para atender y solucionar la dificultades de las gentes sencillas de nuestro pueblo y tanta humillación frente a los poderosos?.

A un año del gobierno del Doctor Samper, además de la olla podrida de las campañas electorales, no se conoce sino de acrecentada violencia y de mayores necesidades de nuestro pueblo. El "pacto social" se redujo, a que los trabajadores no pidieran mas del 18 por ciento de aumento salarial, mientras todos los servicios y productos se encarecían al capricho de los grandes capitalistas.

Hace un año le escribimos al Doctor Samper, de nuestra disposición a dialogar y rechazando el  asesinato del congresista de oposición Manuel Cepeda. En este lapso se han presentado mas de 1.000 asesinatos de carácter político. Todos estos crímenes continúan impunes. Ahora convoca a una jornada nacional por la no violencia, mientras condecora al general asesino Velandia Hurtado y se festinan mas recursos para la guerra, mientras aumenta el desempleo y se continua concentrando la riqueza, mientras la clase política asfixia al país con su corrupción y su mal ejemplo, mientras se le niegan soluciones definitivas a los campesinos y se le llenan los bolsillos a los generales para que sigan atropellando a la población. Mientras los paramilitares de córdoba, bajo la dirección de la 11 y 17 brigada del ejército, masacran a los campesinos de Uraba.

La liberación de las tasas de interés, la oligárquica reunión "contra la violencia" realizada en palacio y la declaratoria del estado de conmoción interior son evidencias claras de la debilidad de un gobierno entregado al militarismo, comprometiéndose a reprimir mas al pueblo y a continuar incrementando las políticas neoliberales que nunca dejo de desarrollar.

Tras este deprimente escenario, están la CIA, la DEA, El Departamento de Estado de Washington y Frechette, con todas las pruebas para presionar a este gobierno corrupto e imponer sus políticas imperiales, no solo al país, sino al movimiento del los no alineados a partir de octubre próximo.

Colombia tiene una tarea inaplazable: Transformar sus costumbres políticas. No se trata solamente de cambiar personas. Tenemos que darnos un nuevo gobierno, que reconstruya al país sobre nuevas bases y represente a las mayorías nacionales.

Por ello las FARC-EP estamos proponiéndole a Colombia, una plataforma de 10 puntos que sea el soporte de un nuevo gobierno.

Convocamos a los trabajadores del campo y la ciudad, a los estudiantes, a los desempleados, a los marginados y olvidados de todos los gobiernos, a los agredidos, a los pobres y desheredados, a incrementar sus manifestaciones en calles y veredas, exigiéndole al estado una política de paz democrática y soluciones de fondo a la crisis en que han sumido a la sociedad de nuestro país.

Contra el imperialismo: por la patria.
Contra las oligarquías: por el pueblo.
Somos FARC: Ejército del Pueblo.

Estado Mayor Central

Montañas de Colombia, agosto de 1995

Comunicados FARC-EP

III Consejo Nacional de los Comunes - Declaración Política

16-12-2018 Consejo Político Nacional

Durante los días del 14 al 16 de diciembre, se reunió en Melgar, Departame... Leer más〉

Editorial

El proceso de paz no es  la panacea, es una posibilidad  de alcanzar la paz

10-12-2018 Rubín Morro

Los acuerdos de paz de La Habana entre el Estado colombiano  y las Fuerzas Armadas ... Leer más〉

Bloques y Frentes

Mi experiencia en la Unidad Nacional de Protección

05-08-2017 Angelmiro López Pabón

Sentí orgullo cuando la dirección de la unidad a la que pertenecía... Leer más〉

La pluma de Gabriel Ángel

Rodrigo Londoño, Timo, cuenta su emotivo encuentro con Sonia

26-11-2018 Administrador

Durante más de una década pervivió en mi mente el recuerdo impactan... Leer más〉

▶ Actualidad con NCNoticias

Orden Público

Unidades de las FF.AA amenazan con atacar unidades del frente 29

El ejercito que está en Ricaurte y continuan hacia nuestra dirección, han ...

Desde las prisiones

Carta Abierta De Los Presos Políticos De Las FARC-EP Al Camarada Simón Trinidad, Prisionero En Cárceles Del Imperio Yankee.

No sabemos si nuestra condición nos permite una sensibilidad diferente a la que p...