Anterior capítulo Siguiente capítulo
   
 
Ir al final
 
Contenido de la Cartilla militar

  Capítulo II  

 
7. Comandante, Remplazante
8. Comdte., Reempla. y marcha
9. La formación
10. Seguridad en instalaciones
11. Seguridad, control de fiestas
12. Uso de radiorreceptores
13. Lavado ropa, aseo armas
14. Captura de prisioneros
15. Algunas recomendanciones
 
 
     
  Cartilla de orden abierto de las FARC-EP

* CAPITULO II - Varios -

8. Comandante y reemplazante y la marcha a una acción

Todas las operaciones militares son planificadas contemplando la organización de la marcha hacia el objetivo. Dicha organización conforma un plan de marcha dentro del mismo plan de la operación. La Comandancia elabora el plan de marcha teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Como la marcha es en sí misma una operación táctica, debe adoptarse una organización o dispositivo que permita responder organizadamente a un ataque enemigo durante el movimiento o durante el reposo, así como sitios de encuentro para casos de dispersión.
  2. Como el terreno tiene diversidad de accidentes y detalles, debe planificarse la marcha escogiendo la ruta que ofrezca más rendimiento y a la vez más secreto, contemplando habitaciones y personal civil, lugares de peligro, etc., y las medidas a tomar en cada sitio y situación.
  3. Igual que en toda marcha hay que contemplar el aspecto del aprovisiona-miento, la cantidad y clase de alimentos (incluyendo una reserva), los sitios de reaprovisionamiento, contemplando, además, el aspecto del reaprovisionamiento  para entrar ya en operación y para después de ella.
  4. Como se trata de marcha hacia una operación militar, hay que adoptar la organización o dispositivo - lineados por Guerrillas o Escuadras - etc., según el ordenamiento de los objetivos o tareas del plan, de tal modo que facilite al Comandante y demás mandos dirigir respectivamente la operación y las misiones. El manejo permanente de este dispositivo muchas veces recae sobre el reemplazante, pero por lo general, de acuerdo con la estructura militar la responsabilidad también la llevan otros Comandantes, que están al frente de sus respectivas unidades.

Como es plenamente conocido, un plan general - incluido el plan de marcha - solo lo conocen dos o tres personas en todos sus detalles, mientras que los subalternos solo conocen la parte que se les va indicando de su misión diaria. Como las guerrillas mantienen su propia estructura, a cada Comandante se le hace saber qué le corresponde desempeñar durante la primera etapa del día o de la noche. Todos los días es necesario, con base en el plan, enterar a la Comandancia de la misión que le corresponde durante la otra etapa.

Ordenándose  en la mañana o en la tarde la distribución de las tareas, el Comandante evita estar dando órdenes y contraórdenes, con dificultad para entenderse con todo el personal. Además, esto facilita el cumplimiento de la misión, porque cuando el mando es único y no se tiene en cuenta el equipo ayudante, el trabajo del Comandante es mayor y el rendimiento menor, mientras que aparece como el único que puede hacer las cosas y se coarta la posibilidad de desarrollo de los mandos medios. (Esto no indica que los Comandantes no activen y hagan activar el cumplimiento de la misión o tarea).

Dentro de la marcha el Comandante no tiene puesto fijo, puede ir en cualquier lugar, menos en el primero o en el último puesto. Comandante y Reemplazante deben ir siempre atentos a que el plan se desarrolle en la forma más correcta posible, tratando de ver siempre los peligros en cada lugar del terreno para tomar las medidas de seguridad y si es posible, dar variantes al plan para evitar fracasos, variantes que son modificaciones en los detalles pero no en lo general.

Supongamos que mañana o pasado vamos a emprender una marcha de 15 o 20 kilómetros de recorrido, y que en ese trayecto encontramos 10 o 15 accidentes del terreno como ríos, altibajos, puentes, carreteras, caminos peligrosos, etc. Para cada uno de esos accidentes es necesario tomar medidas diferentes. Esto indica que dentro del plan de marcha figuran las medidas para esos lugares y quiénes las deberán desempeñar. Aquí se ve clara la función del Comandante de hacer que se aplique el plan, haciendo las correcciones que vea necesarias en los lugares que lo requieran. Si por ejemplo, al llegar a una altura se ve peligro, habrá que cambiar la ruta y con eso se está variando un detalle del plan, pero no lo general.

 

  Ir al inicio
Anterior capítulo Siguiente capítulo
   

Elaborado en las Montañas de Colombia -2010- Se permite su libre distribución total o parcial de este material siempre y cuando no se modifique el contenido de los textos