Anterior capítulo Siguiente capítulo
   
 
Ir al final
 
Contenido de la Cartilla militar

  Capítulo II  

 
7. Comandante, Remplazante
8. Comdte., Reempla. y marcha
9. La formación
10. Seguridad en instalaciones
11. Seguridad, control de fiestas
12. Uso de radiorreceptores
13. Lavado ropa, aseo armas
14. Captura de prisioneros
15. Algunas recomendanciones
 
 
     
  Cartilla de orden abierto de las FARC-EP

* CAPITULO II - Varios -

11. Seguridad y control en fiestas

La organización de una fiesta guerrillera no solo tiene como finalidad bailar, beber, etc., sino otros objetivos más elevados. Debe tener relación con grandes actos de tipo político, acordes con la situación política nacional y con la misma vida interna de la guerrilla. Todos los actos no deben ser producto de la improvisación de algunos, sino de una buena planificación que corresponda al momento presente y venidero. Esta misma planificación debe cubrir el aspecto del expendio de las cosas necesarias, como la comida, etc., y los Frentes de trabajo durante la fiesta; se organizan los grupos de personas que trabajarán en los Frentes de la comida, bebida, actos, presentaciones teatrales, etc., con sus respectivos jefes, encargados de vigilar que esas actividades marchen bien.

Es bueno tener en cuenta que si se trata de una fiesta guerrillera, es para guerrilleros, sin la participación de la población civil, pues no faltan quienes con los efectos del alcohol, resultan hablando lo que no es necesario, o crean ciertos problemas que pueden producir una imagen falsa y negativa entre los civiles. Pero si se trata de una fiesta combinada con la población civil, debe dársele una mayor importancia: el comportamiento de los guerrilleros debe ser más elevado, de modo que refleje a los auténticos combatientes revolucionarios; deben ser los guerrilleros sumamente comprensivos y condescendientes con los civiles, para evitar que surjan resentimientos y malas impresiones, pues la falta de tacto en tales ocasiones resulta ser política negativa para el movimiento, debido a que el comportamiento erróneo de algún guerrillero, puede ser adjudicado a todo el movimiento.

Es necesario que todos los organizadores de fiestas tomen medidas de seguridad internas y externas para ellos. Debe funcionar alrededor de la fiesta, la guardia común armada para la prestación de sus servicios que al ser relevada, entrega las armas al encargado.

Las armas deben estar en un lugar en donde no corran riesgos y estén a la mano para en caso de aproximación del enemigo, pero debe ser un lugar seguro al que nadie tenga acceso, salvo una orden de peligro inminente. Además, debe  nombrarse una guardia para control interno, sin armas y con un distintivo especial que la haga reconocible por todos como guardia de control. Esta guardia debe velar por el buen desarrollo de la fiesta, controlando los monopolios de parejas, los altercados y en general toda actitud que tienda a convertir la fiesta en algo desagradable o a lesionar los intereses del movimiento.

Las fiestas guerrilleras deben mantener el principio de la fraternidad, pero también el del secreto, puesto que el enemigo, al conocer la reglamentación de una fiesta, no vacila un momento en dar un golpe, que podría reportarle éxitos ya que se trata de borrachos con la mayoría de las armas guardadas.

 

  Ir al inicio
Anterior capítulo Siguiente capítulo
   

Elaborado en las Montañas de Colombia -2010- Se permite su libre distribución total o parcial de este material siempre y cuando no se modifique el contenido de los textos