Anterior capítulo Siguiente capítulo
   
 
Ir al final
 
Contenido de la Cartilla militar

  Capítulo III  

 
16. Camuflaje  y  mimetismo
17. Aprovechamiento terreno
18. El fuego
19. Los explosivos
20. Fuego y movimiento
21. Instrucción de tiro
 
 
     
  Cartilla de orden abierto de las FARC-EP

* CAPITULO III - El Terreno, el Movimiento y el Fuego -

16. Camuflaje  y  mimetismo

Se llama mimetismo la facultad de confundirse con el terreno o el sitio en que se esté, de tomar el mismo color y forma del lugar y terreno. Un ejemplo de mimetismo lo dan los insectos llamados “matacaballos” o “monjes” cuyo cuerpo tiene figura de hojas o ramitas y su color es el mismo de las matas donde viven. Otro ejemplo es el camaleón, un reptil que no se mimetiza con la forma del cuerpo, pero sí con  el color de la piel, y de manera asombrosa pues cambia el color de su piel conforme pasa de un lugar a otro tomando en pocos segundos el color del lugar.

Mimetizarse entonces es la acción de confundirse con el medio en que se está. Camuflaje  se llama a los artificios con que se busca parecerse, confundirse, con el medio en que se está. Es decir, que por medio del camuflaje se logra el mimetismo: el color y la figura de los “monjes” es camuflaje y lo mismo es la adaptación de colores del camaleón. Es difícil ver lo que está mimetizado porque solo se ve fácilmente lo que “salta a la vista”, lo que es diferente al conjunto.

En la guerra es muy importante no dejarse ver, y por ello buscamos mimetizarnos acudiendo al camuflaje especialmente cuando no disponemos de abrigos contra la vista (Ver Abrigos. Lección 27), o nos movemos a través de ellos (Ver Figura Nº 6), o estamos detrás de un abrigo pero tenemos que mirar al tiempo para no dejarnos ver. La ropa verde olivo es buen camuflaje durante el día, en las zonas verdes, y más de noche. La ropa “camuflada” nos mimetiza mejor que la anterior, en cualquier zona de día, pero no de noche. Si nos pintamos el rostro y las manos, como se ve en la Figura Nº 6 con carbón, barro o arena del lugar, borramos el brillo de la piel.

Lo anterior es camuflaje en cuanto al color. En cuanto a la forma, nosotros no podemos tomar las formas de las matas o los troncos, etc., pero sí podemos romper las líneas tan definidas de nuestro cuerpo y del arma, con ramas y trapos. Ver Figura Nº 6.

Cuando nos movemos por terreno descubierto, si no hay matas que nos puedan ocultar al aparecer la aviación enemiga, la única medida extraordinaria con que podemos mimetizarnos, es ocultar el rostro, las manos y el arma debajo del cuerpo, acostados boca abajo.

Hasta aquí, hemos visto los principios del camuflaje a ser tenidos en cuenta individualmente por cada guerrillero, especialmente cuando se mueve en condiciones de cerco o de presencia cercana del enemigo, cuando entra a terreno descubierto y cuando toma posición en una emboscada o en un asalto a cuarteles.

Pero no solo se camuflan las personas, sino también los artefactos, las instalaciones y las posiciones para el combate. Como están las cosas, hoy nada se camufla contra la aerofotografía, ni con pinturas ni con ramas, pero contra el bombardeo si se puede camuflar una edificación, a condición de que se camufle también el suelo pelado. Lo mismo sucede con los artefactos.

FIGURA Nº 6

CAMUFLAJE PARA MIMETISMO

Pintura en la cara (Camuflaje)   Camufleje con ramas

Ropa camuflada o mimetizada Guardia_2 Guardia_3 Guardia_4 Guardias_5 Guardia_1 Polvorín Polvorín Grupo encargado del servicio de seguridad. Grupo encargado del servicio de seguridad. Grupo encargado del servicio de seguridad. Grupo encargado del servicio de seguridad. Grupo encargado del servicio de seguridad. Grupo encargado del servicio de seguridad. Grupo de combate, en calidad de reserva para lo que pueda ocurrir. Grupo de lavado.

Uso incorrecto del camuflaje Uso correcto del camuflaje
 
1. Incorrecto
 
2. Correcto

En cuanto al camuflaje para una trinchera o para todo el dispositivo de una emboscada, si el lugar tiene rastrojo o pasto, todo consiste en camuflaje de las personas y las armas. Si se trata de un camino real, sin matas por ningún lado, se puede camuflar todo el dispositivo de la emboscada (es decir, toda la organización del personal desplegado en la emboscada) excavando trincheras o pozos de tiradores en los que se ocultan los combatientes, dejando solo un orificio por donde mirar al enemigo.  La tierra removida se oculta, y se conserva el color de la superficie:  si se trata de un “quemado”, habría que traer tierra quemada para cubrir las peladuras hechas. Eso mismo se puede hacer en emboscadas, en carreteras que tienen los taludes o barrancas peladas. Si es un lugar pedregoso, se pueden utilizar las piedras, incluso trasladándolas, para camuflar la emboscada a la vez que para usarlas como abrigos contra el fuego, pero cuidando de no hacer montones de figuras no naturales.

Un aspecto que debe tenerse en cuenta para el camuflaje y para el uso de abrigos contra la vista, es el de buscar confundirse sobre todo con lo más común del lugar y no con lo menos común, porque lo menos común atrae la vista.  Cualquiera  que  pase  la   vista  por un  potrero  de un  lado  a  otro,  lo  puede comprobar: sus ojos se detienen en los árboles, los troncos, las piedras, los matorros, mientras que pasan de largo por el pastal.

De modo que el dispositivo de la emboscada, para que no sea visto, debe de usar piedras donde no hay sino piedras, pero si esta en un pastal y ya fue visto, a usar troncos, etc., porque la protección ahora es contra el fuego.

Otro aspecto a tener en cuenta, es que cuando se está emboscado, no solo se usa el camuflaje para no ser visto el dispositivo desde abajo o los lados, sino también desde arriba, porque un helicóptero o una avioneta pueden pasar casualmente y se pierde la emboscada o, incluso, podemos vernos en situación difícil, sino no nos vamos. Por eso, si la emboscada está montada sobre una barranca alta, no hay que pensar que no necesita camuflarse: si tiene hierbas o matas, en ellas debe ocultarse el personal y los objetos, y estar cubiertas de matas las trincheras y los trillos que se forman integrando una red de caminitos que desde lo alto se ven como una telaraña perfecta.

Si el terreno de arriba es pelado, se deben usar los hoyos, o pozos o trincheras y cubrirlos, barriéndolos y barriendo los caminitos, conservando el color general de la superficie.

En el camuflaje de todo dispositivo, tanto por el lado aéreo como por el lado terrestre, hay que tener en cuenta no formar figuras regulares, sino naturales, como piedras en montón raro, o hileras de matas o piedras formando rectas o curvas.  Si se trasplantan matas, hay que recambiarlas al marchitarse.

 

  Ir al inicio
Anterior capítulo Siguiente capítulo
   

Elaborado en las Montañas de Colombia -2010- Se permite su libre distribución total o parcial de este material siempre y cuando no se modifique el contenido de los textos