Anterior capítulo Siguiente capítulo
   
 
Ir al final
 
Contenido de la Cartilla militar

  Capítulo III  

 
16. Camuflaje  y  mimetismo
17. Aprovechamiento terreno
18. El fuego
19. Los explosivos
20. Fuego y movimiento
21. Instrucción de tiro
 
 
     
  Cartilla de orden abierto de las FARC-EP

* CAPITULO III - El Terreno, el Movimiento y el Fuego -

18. El fuego

Para obtener durante el combate el mejor provecho de las armas, se deben resolver los siguientes problemas:

  1. Cubrimiento con fuego a las diferentes áreas u objetivos.
  2. Volumen (o intensidad) de fuego que requiera cada área u objetivo.
  3. Alcance (o distancia) de fuego que necesita cada área u objetivo.
  4. Poder (o tipo) de fuego que debe aplicarse a cada área u objetivo.
  5. Disciplina de fuego.

1). Ejemplos  de  cubrimientos con fuego se ven en A, B, C, D y E de la Figura N° 11 que muestra el aspecto de las áreas de fuego. Y en la Figura N° 8 se aprecian en detalle otros ejemplos.

En A se  muestra que área de fuego es todo el sector que cubre un  grupo  en  conjunto.

En B se muestra que a cada guerrillero se le  da  un  espacio  del terreno  para que lo cubra con fuego cuando no puede precisarse de antemano dónde irá a estar cada unidad enemiga (a ese espacio se le llama sector de fuego).

En C se muestra el caso de una emboscada montada por 3 combatientes, caso en el que a cada guerrillero sí se le puede dar un objetivo y no un sector.

En D se muestra cómo en los golpes de mano, también se le puede dar a cada guerrillero un objetivo de fuego y no un sector. En la explicación de la  lección 20 se muestra un caso práctico de distribución de sectores de fuego a los guerrilleros durante el ataque a un cuartel y es útil observar, cómo hay casos en  que se dan  sectores de fuego, pero no se puede abrir fuego enseguida, sino cuando llegue el momento según el plan.

En E se muestra jugada de la vía de escape cerrada, que parece abierta pero que está  cerrada, con lo cual el enemigo va y viene sufriendo más bajas desorganizándose y atolondrándose más que si se quedara quieto.

Otro aspecto que debe llenar el cubrimiento es el de lo que llamamos cruce de fuego.

Consiste en ubicarse los combatientes de tal modo que el enemigo reciba fuego cruzado, es decir, fuego desde todos los ángulos posibles. En E y en F de la Figura N° 8 se explica gráficamente el procedimiento. De ese modo, si el enemigo se cubre un lado recibe fuego de los otros lados y las posibilidades de eliminarlo aumentan enormemente.

Como se ve, el tipo de combate y el terreno determinan cómo ha de efectuarse el cubrimiento, teniendo en cuenta no dejar un efectivo enemigo sin que reciba fuego donde se sitúe.

2). Volumen (o sea, intensidad) de fuego, es la cantidad de proyectiles por tiempo que debe recibir un sector u objetivo enemigo. Depende del tipo de combate, del momento del combate (no la hora en que se combate), y  de la concentración de efectivos enemigos en el sector que es sometido a fuego.

FIGURA Nº 8

A
B
C
D
E
F

1.

2.
3.
4.
Grupos de guerrilleros de asalto o de contención
Guerrilleros
Enemigos
Camión Enemigo
Carretera
Curvas de Nivel

Explicación de la Figura N° 8

A. Cubrimiento colectivo (área de fuego)
B. Cubrimiento individual (sectores de fuego)
C. Cubrimiento individual (objetivo de fuego)
D. Lo mismo que  C  para dos formas de golpe de mano
E. Cubrimiento colectivo (cruce de fuego)
F. Esquemas sobre fuego cruzado
  1. No hay fuego cruzado
  2. Hay fuego cruzado
  3. Buen fuego cruzado
  4. Máximo de fuego cruzado

Por ejemplo, será menor el volumen del fuego hecho por hombres que se encuentran en la situación A-B-Y-Z de la Figura N° 11, que el del nutrido fuego de apoyo que se ve en C de la misma figura o el que tiene que hacerse en D y X de la misma figura (caso de lanzarse al asalto, o a romper un cerco, o a salir de la emboscada). Cuando se trate de salir de una emboscada o de un golpe de mano, habrá que hacer fuego de asalto con lo que se tiene. Pero cuando se trate de lanzarse a romper un cerco, adelante ha de ponerse a quienes tengan las armas de más capacidad de fuego, automáticas, lo mismo en caso de pasar al asalto final de un enemigo atrincherado o dentro de una habitación. En ambos casos, contra la línea del cerco al caer a la trinchera o a la habitación del enemigo, se debe emplear el máximo de volumen de fuego posible.

En cuanto al momento de combate, generalmente en los inicios es cuando se requiere un volumen máximo de fuego, es decir, antes de que el enemigo se despliegue y se oculte de la vista y el fuego. En el lapso de unos 15-30 segundos el enemigo aún no encuentra protección, es víctima de la sorpresa y está encajonado por nuestro fuego.  En ese pequeño lapso (que no es fijo) se resuelven las cuatro quintas partes del combate y es cada uno de los guerrilleros quien resuelve el asunto con un elevado volumen de fuego. Pasado ese lapso, se hallan atrincherados los sobrevivientes y nuestro fuego disminuye en intensidad, pero se hace selectivo. Si disparamos sin ton ni son, lo único que haremos es mostrar dónde estamos y malgastar parque. Si nos escondemos, no mostramos dónde estamos, pero no contribuimos a un desenlace favorable y, en cambio, cuando asomemos la cabeza nos cazarán.

En esos momentos hay que mirar bien, localizar al enemigo y dispararle cuidadosamente para darlo de baja, es decir, hay que cazarlo.

3). El alcance. Es la distancia a que se puede usar efectivamente un arma de acuerdo con su construcción y con la pericia de quien la maneje. Con una Madsen, por ejemplo, no se puede pelear a 500 m. Conforme a ese criterio también se ubican las armas.

4). Poder. Es la capacidad de penetración, de rompimiento o demolición de las armas. cuanto más grueso es el calibre del arma, mayor es su penetración o su rompimiento. Y si es explosivo, suma su efecto demoledor de un solo golpe. La sola explosión aumenta el efecto sicológico sobre el enemigo.

5.) Finalmente, todos los Comandantes y guerrilleros deben cumplir en cada combate con la disciplina de fuego. Ella consiste, para el Comandante, en ordenar correctamente las armas y el fuego para el combate, según lo visto en esta lección, aplicando también la combinación fuego y movimiento según se ve en la lección 20.

Para cada guerrillero, la disciplina de fuego consiste en cumplir concienzudamente con la tarea de fuego, sobre la base de no disparar menos, pero tampoco más de lo necesario para cumplirla. Teniendo en cuenta que no es el exceso de disparos lo que da el triunfo, sino el volumen mayor o menor, pero certero y oportuno de acuerdo con cada momento o situación.

 
  Ir al inicio
Anterior capítulo Siguiente capítulo
   

Elaborado en las Montañas de Colombia -2010- Se permite su libre distribución total o parcial de este material siempre y cuando no se modifique el contenido de los textos