Anterior capítulo Siguiente capítulo
   
 
Ir al final
 
Contenido de la Cartilla militar

  Capítulo IV  

 
22. Campamento organizado
23. Ración de campaña
24. Aspecto negativo, caminos.
25. Marcha por caminos...
26. Marcha nocturna
27. Descansos
28. Paso de alambradas
29. Aproximación a una casa
30. Paso de ríos por puentes
31. Paso de ríos por cables
32. Paso de ríos por vados
33. Orientación en el terreno
 
 
     
  Cartilla de orden abierto de las FARC-EP

* CAPITULO IV - Marchas y Acampamento -

26. Marcha nocturna

En las condiciones actuales, la mayoría de las marchas de la guerrilla se producen de noche, por cuanto la oscuridad ayuda a mantener el secreto sobre los movimientos y acampamentos.

Sin embargo, para esas marchas hay que hacer el mismo planeamiento y hay que tomar las mismas medidas de seguridad que para marchas diurnas, más otras  de  acuerdo  con  las  condiciones de seguridad, debido a que el  enemigo también se mueve de noche, y a que la oscuridad conlleva algunas dificultades particulares.

Por ejemplo, antes de partir, el Comandante revisa que no se lleven elementos que resalten en la oscuridad, como carpas relucientes, etc., y que los equipos, cartucheras, etc., estén bien ajustados para que no produzcan ruidos, ya que los ruidos son muy notorios de noche. Las linternas deben ir guardadas para evitar que algún indisciplinado trate de alumbrar y ponga al descubierto la guerrilla. Con mayor razón que para marchas diurnas, antes de partir el Comandante da el santo y seña necesarios para identificarnos, pues por lo general durante las noches de marcha se producen muchas alarmas que a veces hacen que el personal se disperse, aunque sea por unos minutos, lo cual produce confusiones peligrosas. El Comandante debe hacer énfasis en que las consignas que da no sean desvirtuadas, (pues ello produce mayores riesgos de noche) y en el cuidado especial con los ruidos al pasar alambradas, barrizales, aguas, chamiceros, etc.

Para facilitar el rendimiento de la marcha nocturna y para disminuir la dispersión de los que no conocen el terreno, las distancias entre combatientes deben ser cortas.

Los casos de dispersión producen una desagradable y peligrosa pérdida de tiempo que puede ser muy grande. Para notar con tiempo las dispersiones, deben hacerse periódicas revisiones del personal, mirando quien falta y hasta donde fue visto por última vez.

Para disminuir la dispersión y facilitar el reencuentro, es necesario ir señalando durante la marcha sitios de referencia notorios, como pequeños caños, árboles, casas, alambradas, piedras, corrales, balastreras, cerritos, etc.

Los primeros hombres deben ser expertos en marchas nocturnas; deben conocer y distinguir objetos, árboles, troncos, piedras, luces de luciérnagas y linternas; distinguir el paso de un animal con el de una persona. Además,  deben poder indicar cuáles son los pasos más peligrosos (como despeñaderos), o que encierren peligro de ser tomado por el enemigo. Toda la cadena de marcha debe ir al paso del primer hombre para evitar demoras y pérdidas.

Para tener rendimiento general en las marchas nocturnas, es bueno someter al personal a largos entrenamientos en condiciones de oscuridad, hasta que se vuelvan maestros.

 

  Ir al inicio
Anterior capítulo Siguiente capítulo
   

Elaborado en las Montañas de Colombia -2010- Se permite su libre distribución total o parcial de este material siempre y cuando no se modifique el contenido de los textos