Anterior capítulo Siguiente capítulo
   
 
Ir al final
 
Contenido de la Cartilla militar

  Capítulo V  

 
34. Emboscada enemiga...
35. Asalto enemigo
36. Cerco enemigo
37. Aviación enemiga
38. Aerotransporte enemigo
39. Acción nocturna
40. Emboscada a enemigo...
41. Asalto “media luna”....
42. Organización de cerco...
43. Toma de un pueblo
44. Toma de un cerro
45. Despliegue militar en gran...
46. Balance de las acciones
 
 
     
  Cartilla de orden abierto de las FARC-EP

*CAPITULO V - Acciones Enemigas y Acciones Nuestras -

36. Cerco enemigo

Se entiende por cerco la operación de envolver al adversario formando un anillo, en el que los efectivos del cerco quedan como los estantillos de una cerca de alambre, uno en el flanco del otro, a una distancia que varía según la cantidad total de efectivos destinados al área en que se efectúa el cerco: a mayor cantidad de efectivos y menor espacio por cubrir, menor será la distancia entre uno y otro hombre, o sea, más estrecho será el cerco.

FIGURA 22

CERCO ESTRATEGICO

Puestos o Caserios
Agrupación Guerrillera
Concentración de Tropa

COMIENZA EL CERCO TACTICO

Marcha al punto de despliegue
PUnto de despliegue
Despliegue lateral
Avanzan a conformar el cerco táctico
Cerco táctico

CERCO DOBLE CONCENTRICO

CERCO MULTIPLE

En las operaciones enemigas generalmente un batallón no puede tomar la tarea de montar un cerco contra efectivos guerrilleros debido a las siguientes razones:

  1. Para un cerco se necesita mucha tropa, cuanto más difícil sea el terreno tanto más tropa.
  2. Le resulta muy difícil a un batallón, encargado del control de una amplia zona, alistar y movilizar prontamente y en secreto las tropas necesarias para el cerco pues las tiene distribuidas estratégicamente en puestos y comisiones.
  3. Una operación táctica contra las guerrillas no puede hacerla el enemigo desmontando la distribución estratégica de sus tropas en toda la región. Lo dicho anteriormente, no quiere decir que sea imposible el cerco por un batallón: si se da el cerco táctico, hay que bregar a romperlo lo más pronto que se pueda, porque hora tras hora este se va perfeccionando más y se van llenando los vacíos y las fallas que todo cerco tiene inevitablemente.

Durante el cerco se pone a prueba el temple revolucionario, la serenidad y el espíritu militar o hábitos de guerra adquiridos por los combatientes. Durante el cerco entran en fuego eficazmente la buena organización, la cohesión, y la disciplina. Del cerco se puede salir en un solo grupo o dividiendo este en varios grupos, según las características del terreno, pero siempre  de manera cohesionada, unida, para usar eficazmente la combinación fuego y movimiento, que actúa como una especie de “abrelatas”. (Ver fuego y movimiento simultáneo escalonado, lección 20).

Si se dan las condiciones, se debe tener en cuenta que las mejores horas para romper el cerco son las nocturnas, porque la oscuridad produce efecto sicológico negativo  en  los cercadores y efectos sicológicos positivos en los  cercados. Lo mismo, el mejor tiempo es el lluvioso, porque amortigua nuestros ruidos y obliga al enemigo a guarnecerse y a preocuparse por el frío. En este caso hay que moverse sin ser vistos ni oídos, aprovechando el terreno y la oscuridad, atendiendo que el enemigo tendrá puestos de observación  camuflados, borrando al máximo el trillo: en una palabra hay que evitar que se conozca la dirección por donde vamos a romper el cerco.

El rompimiento de la línea del cerco se hace desplegándose la guerrilla en línea.  Esa forma permite dos cosas:

  1. Evitar que un guerrillero hiera a otro compañero en la oscuridad.(
  2. Romper el cerco con rapidez.

Después de desplegados se lanza el rompimiento usando la combinación fuego y movimiento simultáneo compacto (Ver lección 20). Puede ocurrir que la exploración descubra un boquete en la línea del cerco por falla enemiga o porque se durmieron algunos soldados, o porque se juntaron a conversar y entonces no habrá necesidad de desplegarse en línea.  Sino que se podrá pasar silenciosamente.

Si hay que intentar el rompimiento de día combatiendo, se usará entonces la combinación fuego y movimiento simultáneo escalonado (Ver lección 20), sea para salir todo el grupo de una vez, o sea, para permitir la salida de una parte, para que ella desde afuera haga fuego contra la línea del cerco por detrás para que la otra parte pueda acercarse a la línea de fuego y luego romperla.

Si la agrupación se ha dividido en dos o tres grupos con direcciones distintas,  el que pase procede a atacar por su lado la retaguardia de la línea para distraer la atención y fuerzas del enemigo, lo cual ayuda al grupo que aún está dentro del cerco.

Finalmente hay que decir que la salida de un cerco es asunto difícil: que requiere de disciplina elevada, máxima cohesión y serenidad permanente. Que exigirá gran sacrificio, pero de ninguna manera es imposible de romper, porque no hay cerco perfecto, ni los soldados de la burguesía son una muralla de alta moral, como lo muestra la experiencia de varias unidades guerrilleras.

 

  Ir al inicio
Anterior capítulo Siguiente capítulo
   

Elaborado en las Montañas de Colombia -2010- Se permite su libre distribución total o parcial de este material siempre y cuando no se modifique el contenido de los textos