DIALOGOS   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano
DIALOGOS DE PAZ   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano

Conferencia Nacional de Guerrilleros

Máxima instancia de las FARC-EP

Funciones del mando y don de mando

* Octava Conferencia Nacional de Guerrilleros

 Manuel Marulanda Vélez

Algunas recomendaciones  sobre las funciones del mando y parte del Don de Mando, con base en la experiencia de muchos años de lucha que hemos visto de los años 50 hasta 1983.

1.

La autoridad de mando sólo se puede conseguir mediante el acierto u análisis de todos los fenómenos políticos y económicos del país, a raíz de la realidad, producto de un profundo estudio marxista y leninista aplicado a nuestras propias condiciones político-militares para poder mantener las tropas a nuestra responsabilidad armadas de la teoría revolucionaria así como a las grandes masas que están en busca de un cambio de importancia.

Puesto que los mandos o comandantes que piensen que las luchas se pueden dirigir sin antes conocer muy bien parte de todo el desarrollo político del cual todos los revolucionarios tienen que estar atentos, aprovechar cualquier coyuntura favorable para hacer de él una poderosa arma de combate en defensa de los intereses de las masas, cuando es necesario más urgente la acción, ya sea en la parte política o militar, pero siempre teniendo en cuenta que estas dos cosas son combinadas. Así, el comandante no puede ser una persona ciega, desorientada y siempre sus actividades tienen que estar ligadas al estudio permanente y confrontándolo con las realidades que viven.

2.

La autoridad de mando solo se consigue mediante la destreza con que cada uno de los mandos político-militares dirijan una parte del movimiento : Ya sea una Columna, Compañía, Guerrilla o Escuadra , con base en los planes militares y políticos emanados de los organismos superiores, donde todas las tropas salgan triunfantes de cada una de las acciones y en cualquiera de los campos. La táctica, la pericia, el grado de preparación para las tropas, el trabajo para la capacidad o por capacitar a todos sus combatientes, el orden, el espíritu de sacrificio, la fidelidad a los principios básicos y el respeto, con todo ello son los elementos que le pueden dar un buen Don de Mando y escalonar posiciones respetables en todas sus actividades.

3.

La autoridad de mando tiene que ver con la planificación y disposición combativa de sus unidades para atacar al enemigo o defenderse de él, donde el personal se sienta seguro cuando va al combate bajo la dirección de un comandante o comandantes con base en el cumplimiento de los planes generales por los frentes u otros organismos superiores. Sobre la base de que él o los subordinados comprendan la misión muy claramente y que la cumplan como un deber con los principios y no como una imposición de una persona u organismo superior, sino porque tiene un compromiso con la revolución por la emancipación de un pueblo. Porque cuando uno cumple una tarea por voluntad propia y por ser un deber con el cual se ha comprometido como revolucionario y lo hace por temor a los organismos o a una persona, esta tarea no funciona muy bien, porque cuando se presentan las dificultades las cosas para uno son insolubles.

Porque cuando un comandante pierde autoridad con sus tropas en el campo del combate y por los desaciertos en la aplicación de los planes, nadie de las tropas quiere estar a su mando, porque lo considera un fracaso para sus vidas. Y perdida la autoridad ante el enemigo.

Las tropas que siempre un comandante las conduce al éxito, está cumpliendo con su deber y además adquiere Don de Mando.

4.

La autoridad de mando se consigue mediante el buen entendimiento con todos sus subalternos, miembros de dirección medios y organismos superiores. Con base en la buena aplicación de todos los planes. Porque comandante que no cumple ni hace cumplir los planes de los organismos superiores es comandante que encontrará el rechazo de sus unidades, porque dentro de ellas hay quienes son conscientes de dicha misión y este impide el buen desarrollo de las actividades. Además se presenta para una serie de conjeturas de sus unidades. Con una suficiente armonía, cordialidad, sencillez, fraternidad, seriedad y trato correcto a todos los problemas grandes o pequeños, encontrará el respaldo y apoyo total de unidades y organismos superiores, y así estará cumpliendo con funciones del mando y adquiriendo  el Don de Mando requerido para la conducción de tropas al buen éxito.

5.

La autoridad de mando se consigue mediante el buen análisis de cada una de las situaciones que se presenten dentro del área de operaciones a su cargo, ya sean de carácter militar o político u organizativo, antes de que por falta de análisis político cause estragos una orientación, cualquiera sea, en las tropas de combate. El medio que utilice el mando para sostener la situación y su eficacia con que lo haga y se entienda pueda ayudarle en el Don manteniendo mayor autoridad en las tropas a su mando. Todo ello tiene que ver con las orientaciones a su debido tiempo y con prontitud de acuerdo a la gravedad de la situación, cuando hay situaciones que requieren de pronta solución.
Las medidas para solucionar la variedad de problemas que a diario se presentan no pueden dejar de pasar en ninguno de los planes en marcha.

6.

La autoridad de mando se consigue mediante la capacidad que se tenga y habilidad para resolver los problemas individuales y colectivos del personal, porque comandante que no resuelve ni uno ni otro caso pierde autoridad en todas sus unidades al mando. Si estas cosas son resueltas favorablemente, de acuerdo a la situación, este mando cuenta con autoridad para el desarrollo de las actividades diarias conforme a la vida reglamentaria. La experiencia enseña  que los mandos tienen que mantener ocupados de los planes generales y además hasta de algunas pequeñeces de la vida cotidiana, porque tanto lo uno como lo otro tienen que generar una completa dinámica en todo el mando para poder cumplir con todas las funciones del mando.

7.

La autoridad del mando se consigue mediante la capacidad psicológica que se tenga para introducir en sus tropas el espíritu de trabajo, dando cada uno lo que tiene, haciendo de ello el trabajo creador y progreso para el futuro de la nueva sociedad, puesto que cada uno de los comandantes debe dejar algo para las nuevas generaciones, porque comandantes que no piensen en esas condiciones están muy atrás de lo que corresponde al desarrollo de las condiciones de vida de la nueva sociedad.

De la misma manera ocurre con la instrucción militar y política para poder colocar las tropas en condiciones de combatir con cualquier enemigo el tiempo que sea necesario. Puesto que si las tropas están armadas de la teoría revolucionaria y militar, están llamadas a triunfar en cualquiera de los terrenos.

Esto le da seguridad y confianza a los combatientes en las orientaciones a sus comandantes y así el mando tiene una gran garantía puesto que hay mutua confianza entre tropas y comandantes.

8.

La autoridad de mando se logra mediante el buen entendimiento con todos los organismos políticos y militares, manteniendo la unidad y cohesión de todos en pro de un gran proceso, en pro de salir de una de las situaciones difíciles con éxito y porque las cosas nunca tengan un gran retroceso.

Cumpliendo eficazmente las decisiones de los Frentes u otros organismos con gran espíritu de partido, de sacrificio, dando cuanto sea necesario para la causa, suficiente talento, sin ir a una  u otra parte, para evitar el desvío de los principios revolucionarios que norman las actividades de los comunistas conscientes de causa.

9.                            

La autoridad de mando se consigue mediante un buen trato a la población civil, respetando sus intereses, escuchando sus quejas y resolviéndolas favorablemente sin ningún compadrazgo. Tomando una línea recta para todos los asuntos, ya sean grandes o pequeños, de conformidad con todos los principios que caracterizan a los revolucionarios con base en el mandato de los organismos superiores. Puesto que la base de masas es donde todos los revolucionarios se nutren de todos los ingredientes para el desarrollo de su fines políticos y militares cuando así lo exigen las condiciones de acuerdo a la situación.

10.
                          
La autoridad de mando se consigue mediante la corrección de todo género de indisciplina dañina a la colectividad, mediante la buena enseñanza en todos los aspectos hasta la superación de todo el personal. Si un comandante acepta la violación de la disciplina, la descomposición, la chismografía, la corrupción, la embriaguez, el despilfarro, la libertad en forma liberal u otra forma, el maltrato entre compañeros y muchas otras cosas que tienen que ver con la indisciplina, es comandante que está llamado  al fracaso y así nunca adquiere el Don de Mando en lo interno menos en lo externo.

El buen comandante no es aquel que no presta atención a todas estas cosas en referencia, cuando estamos buscando un cambio de lo malo por lo bueno y de gran beneficio. Hay que oír y hacerse oír tratando los problemas con sencillez pero con seriedad y suficiente claridad. Estas son bases que permiten mejorar su condición de mando. Pero también resolviendo los medios de subsistencia de acuerdo a sus condiciones presupuestales. Compartir las alegrías y también las amarguras de los combatientes cuando se presentan. Ya sea de carácter familiar o por fracaso en la guerra.

La autoridad de mando se consigue mediante la capacidad que se tenga para resolver los diversos problemas políticos y militares que de sorpresa se presenten, ya que las cosas en permanente movimiento, puesto que hay momentos en que los cambios lo sorprenden a uno y para ello es necesario actuar sin salirse de los marcos que lo rigen.

Estos cambios no solo se presentan en lo político sino en la aplicación militar, puesto que la tecnología es cada vez más avanzada en este campo.