DIALOGOS   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano
DIALOGOS DE PAZ   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano

Conferencia Nacional de Guerrilleros

Máxima instancia de las FARC-EP

Normas Generales Internas de Comando

* Octava Conferencia Nacional de Guerrilleros

  1. A los milicianos los rige una sola disciplina contemplada en el Estatuto, en el Reglamento y en las Normas de Comando.
  2. Para orden cerrado, revistas, presentaciones, desfiles, honores militares, saludos y partes, solamente hay un tipo de formación básica : por escuadras 10 hombres en línea, por rombo o tres escuadras, por pelotones cuatro escuadras, por compañías, cuatro pelotones y por batallones cuatro compañías o más.
  3. Se usa la formación en patio para todo lo relacionado con cuestiones militares.
  4. Los únicos tipos de instrucción militar, gimnasia, calistenia y voces de mando, son los descritos en la cartilla de instrucción militar de las FARC-EP.
  5. Cada escalón de milicias dispondrá de sus propias plazas de alarma y plazas de emergencia primera y segunda.
  6. Se usará de forma cambiante un sistema de santo y seña y contraseña, consignas y comunicaciones convencionales : ejemplo : una luz de linterna proyectada sobre un lugar acordado por dos, tres, o más veces, significa “ mañana a las 10 :00 reunión en el potrerito del gallo o en la quebrada la Reina o en el Filo de la Paloma”.En materia de comunicaciones las milicias dispondrán de Uoqui Toquis y radios de alta frecuencia para transmisiones en códigos cambiantes en lenguaje convencional cifrado.
  7. En momentos de emergencia en la región o en la vereda, surgen de inmediato las guardias milicianas sobre la base de un conocimiento anterior del terreno y de como se presta la guardia de milicias en emergencia. Para el efecto, en momentos de calma en la región las milicias deben realizar prácticas de guardia diurna y nocturna de emergencia. Los comandantes de milicias se empeñarán en llevar al conocimiento de la base miliciana las modernas técnicas de la guardia de emergencia de los cuerpos armados, sobre la base del conocimiento y dominio del terreno y hábitos para la diferenciación y apreciación exacta de los diversos ruidos, gritos, silbidos y señales convencionales amigas o enemigas para puestos de escucha, centinelas, exploradores y reconocedores de guardia de emergencia. En todo tiempo las milicias harán reconocimiento de su área o áreas correspondientes.
  8. En momentos de emergencia, o de prácticas de guardia de emergencia habrá oficial de servicio, comandante y reemplazante de guardia, relevantes, jefes de exploraciones y reconocimientos del terreno, centinelas fijos y móviles, patrullas adelantadas, y si es del caso, retenes, puestos de observación, escuchas y otros servicios especiales de guardia de emergencia.
  9. En momentos de emergencia, de práctica de guardia de emergencia o de entrenamiento militar, se organizan los casinos de campaña y cada unidad estará debidamente provista del menaje correspondiente y dotación de campaña.
  10. En emergencias o entrenamientos de Milicias entra en vigencia el horario militar de 1 minuto a 24 horas.
  11. En emergencias o entrenamientos militares de milicias funcionarán milicianos como abastecedores, ecónomos, rancheros, y en general, servicios especiales, quienes deben ser entrenados previamente en las unidades de milicias.
  12. Los comandantes de milicias en momentos de emergencia, entrenamiento militar o lucha armada, organizarán con criterios de eficiencia los campamentos, los dormitorios individuales o colectivos en rombos, servicios de casino, higiene, lavado individual de ropa y baño, además de los servicios de guardia de tropas y seguridad del campamento sea este temporal o prolongado, sobre la base de planes de campamento de emergencia o combate.
  13. En tiempo de normalidad las unidades milicianas establecen días especiales para el aseo general de armamento y revista de la dotación, y en días de emergencia, entrenamiento militar o lucha, los señalarán en los horarios. Los comandantes de unidades milicianas realizan la revista de armamento y demás dotaciones y pasan el parte correspondiente de toda novedad al inmediato superior.  Se prohibe en aseo de armamento el uso de materiales no apropiados que puedan deteriorar las armas.
  14. En todo tiempo y en todas las unidades de milicias los comandantes planifican la instrucción del conocimiento y manejo de armas, especialmente de las automáticas.
  15. Las unidades milicianas deben contar con campos de entrenamiento de tiro en áreas de polígono que reúnan las mejores condiciones técnicas y reglamentarias, blancos último tipo, siluetas fijas y móviles y en general, todo lo de uso corriente en esta práctica, previo conocimiento de los milicianos de los órganos de puntería y su uso, tiro seco y teoría de tiro.
  16. La instrucción de orden abierto comienza con la norma de marcha en dirección a un objetivo determinado. En las milicias no hay marcha sin su plan previo en el que se contempla la hora de salida y la hora de llegada precisa a sitios previamente referenciados. Todo cuerpo de Milicias en marcha cuenta con su caparazón defensivo y de seguridad que comienza con la organización de la punta de vanguardia, vanguardia, centro de la Columna en marcha, retaguardia y retén de retaguardia. Una Columna en marcha se mueve como una sola pieza, y punta de vanguardia, vanguardia, centro, retaguardia y retén de retaguardia guardan las distancias ordenadas y requeridas por la situación concreta, y mantienen la velocidad y el ritmo recomendados. Si por circunstancias de la situación concreta hubiere que destacar patrullas adelantadas de reconocimiento o combate, estas deberán mantener su relación con punta de vanguardia, esta con vanguardia y esta con el centro de la Columna, comunicando todas las novedades por simples que parezcan. En los altos de la marcha para descanso, beber o comer, la guardia de altos toma posiciones de combate conforme al plan de marcha. Cuando se hace parada para campamento, los mandos de Milicias ordenan el reconocimiento del terreno a la redonda en radio de 500 a 1000 metros o más de conformidad con la situación militar del momento.
  17. Problemas tales como la financiación de las Milicias, pertenencia de armas y municiones y demás dotaciones son materia de  resoluciones de los Frentes de las FARC-EP y del Estado Mayor Central.
  18. El Estatuto de las Milicias Bolivarianas, el Reglamento y las Normas de Comando elaborados por el Estado Mayor Central de las FARC-EP son de obligatorio estudio y asimilación de todos los milicianos, mandos y base.
  19. Estas normas de Comando no pueden ser modificadas, adicionadas o cambiadas sino por el Estado Mayor Central de las FARC, por los Plenos del  Estado Mayor Central o por las Conferencias Nacionales de las FARC.

ESTADO MAYOR DE LAS FARC-EP.

Mayo de 1989.