DIALOGOS   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano
DIALOGOS DE PAZ   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano
Publicado en la categoría: La Pluma de Gabriel Angel
Sábado, 15 Marzo 2014 20:16

Elecciones del 9 de Marzo

Escrito por 
Tu votación
(0 votos)
0
2
0
s2smodern
powered by social2s

Dos enfoques abiertamente opuestos

Pasada la campaña electoral para el Congreso y definidas las curules gracias a los resultados de la votación, podríamos sintetizar en dos sus principales análisis, según provengan del círculo del poder o de quienes permanecen excluidos:

1. Desde la perspectiva de los detentadores del poder.

La democracia colombiana está de fiesta. Acaba de celebrar otra de sus periódicas ceremonias de reconocimiento y el éxito ha sido completo. Las instituciones republicanas han obtenido otra vez el espaldarazo de la nación entera, que ha podido expresarse ordenadamente en todas las opciones posibles. La tranquilidad y el civismo fueron las notas características en todo el país.

Una excelente cuota de abstención ha puesto de manifiesto la libertad de que goza el elector para participar o no en la política activa. Votar o no votar es uno de los primeros derechos ciudadanos, y si la mayoría absoluta se inclina por no hacerlo, cabe concluir que confía plenamente en quienes han tenido a su cargo las decisiones públicas. Bien hubieran podido proponer una opción distinta, que cambiara de raíz lo establecido, pero se inclinaron por callar, lo que en términos prácticos siempre ha significado otorgar. Ninguno podrá jamás argüir que el sistema obliga. La verdadera democracia se funda en la libertad, y ella, como queda visto, se garantiza aquí plenamente.

Por si quedaran dudas acerca del voto general de confianza, basta con un ligero examen de los resultados finales para corroborarlo. Las listas avaladas por el Presidente actual obtuvieron el mayor número de votos, seguidas por las que avalaba el Presidente inmediatamente anterior. Más todavía, el tercer lugar fue para el partido que ostentó la Presidencia antes de estos dos últimos. Y el cuarto lugar para el que lo hizo antes de los tres mencionados. De donde se concluye que en la sicología del pueblo colombiano la confianza en su gobierno es total, y sólo va disminuyendo en la medida en que al pasar el tiempo se alejan sucesivamente de su memoria los hechos de cada uno de los gobiernos que democráticamente elige.

Podría resaltarse también positivamente el número de los votos en blanco y el de los anulados, puesto que vienen a demostrar una vez más que en cuestión de opciones todo está permitido y garantizado en la democracia colombiana. De manera abierta la gente puede manifestar que no gusta de ninguna de las listas presentadas a su consideración, razón por la cual vota en blanco, una decisión responsable y respetable. Como también con el voto deliberadamente marcado con el propósito de que sea declarado nulo, los ciudadanos optan por expresar su rebeldía de manera institucional y pacífica, a manera de sanción moral, lo cual además de plausible, desempeña cierta función crítica a tener en cuenta por los elegidos para mejorar en su desempeño.

El domingo pasado quedó demostrado que se puede votar por quien se quiera en Colombia, que todos gozan de iguales derechos y oportunidades, que la gente elige libremente y en conciencia. Los propios resultados de la llamada izquierda y el centro lo certifican. La ciudadanía valora ciertamente el valor civil y la probidad de quienes se oponen a algunas de las políticas del gobierno central, pero también castiga ejemplarmente en las urnas a quienes traicionando su ideario o dando prueba de su falta de idoneidad, llegan a ocupar cargos de importancia. Lo que el generoso y sabio pueblo colombiano ha dicho el 9 de marzo, es que es bueno que exista una oposición de izquierda, siempre que se reduzca a sus justas proporciones. Hace falta quien mortifique de vez en cuando, aunque sin exageraciones.

Total, estamos de fiesta, maravilloso país, maravillosas libertad y democracia. Algo que deberían recoger en su profundidad los voceros de las FARC en la Habana. Llegó la hora de sentar cabeza, muchachos. Estamos esperándolos como al hijo pródigo, con los brazos abiertos.

2. Desde la perspectiva  de los eternamente excluidos.

El 9 de marzo se llevaron a cabo comicios electorales en nuestro país, con el propósito de integrar el Congreso de la República que supuestamente trabajará en legislar durante los próximos cuatro años. El Establecimiento en su conjunto elogia lo que denomina fiesta democrática. Nada más lejano de la realidad.

Los poderes públicos hace tiempo que perdieron su carácter democrático, porque en esencia dejaron escapar de sus manos las decisiones más importantes sobre el futuro de la sociedad. En nuestro país, desde el siglo pasado, el Congreso cedió sus más relevantes funciones de iniciativa legislativa y control al poder ejecutivo. Y de remate, en virtud de la denominada globalización capitalista, el poder de decisión de los gobiernos fue trasladado a una serie de entidades internacionales que asumieron la dirección de la economía y la política mundiales, subordinando el interés de los llamados países periféricos al interés de los que se hacen llamar metrópolis. 

No sorprende, por ejemplo, escuchar al Presidente del Consejo Gremial Nacional quejándose por la falta de una política integral para el campo colombiano, pero al mismo tiempo reconociendo que poco puede hacer el gobierno sobre una materia en la que los distintos tratados de libre comercio y las propias normativas de la Organización Mundial de Comercio, impiden la adopción de medidas que resultan urgentes para los productores locales. Como ya tampoco despierta el menor sobresalto el hecho de que mientras en distintos escenarios internacionales el gobierno de Colombia critica demagógicamente las políticas antidrogas aplicadas hasta la fecha por los Estados Unidos, se muestra absolutamente impotente para impedir la reanudación de las fumigaciones en el país, y mucho menos accede a variar en alguna línea el guión dictado desde Washington cuando quiera que discute en La Habana con las FARC las fórmulas de solución al mismo problema.

Lo determinante para el país viene de arriba, de donde resulta fácil concluir que sólo las cuestiones funcionales a ese catálogo de prioridades, como la conservación de cierto orden interno, o las cuestiones secundarias que no inciden directamente en el guión impuesto, componen la órbita de competencia de las autoridades elegidas. Eso significa que el legislativo sólo tendrá por objeto la negociación de diversas prebendas para sus integrantes, a fin de facilitar o retardar la implementación de los requerimientos de los inversionistas. Una verdadera feria de participaciones burocráticas y presupuestales, o de contratos, a cambio de su voto en las comisiones respectivas o las plenarias, ocupará la materia de su honorable deber.

De ahí el carácter venal y descompuesto de las llamadas instituciones democráticas. Sin hacer todavía mención de los intereses personales de representación de ciertos sectores como las mafias del narcotráfico, el paramilitarismo o el tráfico de armas, para sólo mencionar tres de las fuerzas ilegales que avalan candidaturas,  y sin referirse a los grupos financieros, empresariales, religiosos o mediáticos que apuntalan su poder legal en muy respetables parlamentarios.

Todo ello ha hecho de las elecciones en nuestro país uno de los más sucios negocios que se pueda concebir. Porque no se trata de convencer a un electorado educado políticamente sobre la conveniencia de ciertas tesis y fórmulas políticas, sino de conseguir el respaldo con votos a una figura personal, para lo cual todo está permitido. Se dice que existen tarifas en la Registraduría según el número de votos a que se aspire, que se mueven enormes sumas de dinero en las más increíbles formas de corrupción al elector, que se practican las más ingeniosas tácticas de fraude, que hay violencia y amenazas, regiones donde no se puede hacer campaña, en fin, de todo.

Por eso quien se halla al frente del gobierno, con las llaves del tesoro a su arbitrio, lleva una enorme ventaja. Y gana, seguido de cerca por sus antecesores, en el orden en que se ha ido perdiendo influencia al interior de la burocracia estatal. Todos conocen de los mismos manejos, porque los han tenido en las manos y medrado de ellos, sin excluir el valioso aporte gansteril. Por eso, como dicen por ahí, se hacen pasito. La más reciente rabieta del Centro Democrático no es más que eso. Sólo hay que recordar cómo consiguió Álvaro Uribe su reelección a la Presidencia.

Esa pestilencia que desprende el régimen electoral seguramente aleja de las urnas a la mayoría de la población, lo cual se refleja en la elevada la cifra de abstención. Los colombianos saben de la podredumbre del sistema político, pero a la vez se sienten atrapados por él. No ven en el horizonte una manera de desprenderse de semejante cáncer. Está protegido por centenares de miles de hombres que componen sus fuerzas armadas, por miles de jueces y cárceles, por una impresionante red de sicarios, por innumerables poderes opresivos, y sobre todo, por una tenebrosa historia criminal que se renueva diariamente en la absoluta impunidad.

Así las cosas, no hay duda de que la democracia colombiana es la más vil de América. De allí su antigüedad y persistencia. Cambiarla por algo distinto y decente es difícil, pero no imposible. Uno diría que la gran mayoría de colombianos busca afanosamente como deshacerse de ese fardo aplastante, pero no ve clara ninguna alternativa, no ve dónde depositar sus esperanzas. Sobre todo porque cada vez es más claro que el camino electoral institucional no permite posibilidad alguna de éxito. Por eso precisamente hay que cambiarlo. Desde La Habana, en concordancia con muchas fuerzas del país, las FARC-EP hablan de una Asamblea Nacional Constituyente, convocada e integrada, desde luego, por fuera de los actuales mecanismos políticos y electorales. 

Se ha requerido de 50 años de alzamiento en armas para siquiera poder plantearlo. Vale la pena intentarlo. Hay que cambiar esto, ya no se puede continuar así.

Comunicados FARC-EP

III Consejo Nacional de los Comunes - Declaración Política

16-12-2018 Consejo Político Nacional

Durante los días del 14 al 16 de diciembre, se reunió en Melgar, Departame... Leer más〉

Editorial

El proceso de paz no es  la panacea, es una posibilidad  de alcanzar la paz

10-12-2018 Rubín Morro

Los acuerdos de paz de La Habana entre el Estado colombiano  y las Fuerzas Armadas ... Leer más〉

Bloques y Frentes

Mi experiencia en la Unidad Nacional de Protección

05-08-2017 Angelmiro López Pabón

Sentí orgullo cuando la dirección de la unidad a la que pertenecía... Leer más〉

La pluma de Gabriel Ángel

Rodrigo Londoño, Timo, cuenta su emotivo encuentro con Sonia

26-11-2018 Administrador

Durante más de una década pervivió en mi mente el recuerdo impactan... Leer más〉

▶ Actualidad con NCNoticias

Orden Público

Unidades de las FF.AA amenazan con atacar unidades del frente 29

El ejercito que está en Ricaurte y continuan hacia nuestra dirección, han ...

Desde las prisiones

Carta Abierta De Los Presos Políticos De Las FARC-EP Al Camarada Simón Trinidad, Prisionero En Cárceles Del Imperio Yankee.

No sabemos si nuestra condición nos permite una sensibilidad diferente a la que p...