DIALOGOS   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano
DIALOGOS DE PAZ   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano
Publicado en la categoría: La Pluma de Gabriel Angel
Sábado, 14 Marzo 2009 15:59

MARIANA, GAITAN Y ANTONIO

Escrito por 
Tu votación
(0 votos)
0
2
0
s2smodern
powered by social2s

La mujer, el indio y el negro que amaron a Colombia

Pareciera que el Frente Antonio Nariño de las FARC-EP, por obra de algún misterioso destino, estuviera sometido a repetir las desgracias que acompañaron al ilustre prócer bogotano en su lucha contra el poderío español. Gana unas, logra imponerse en otras, pero luego le sobrevienen inesperados golpes que lo sacuden hasta sus cimientos. Al igual que el ilustre precursor de la Independencia, el Frente siempre vuelve a ponerse de pie, y a continuar su camino, seguro de que las circunstancias históricas terminarán por concederle la victoria.

Según afirman las noticias, el FUAN, Frente Urbano Antonio Nariño de las FARC, acaba de ser desmantelado una vez más en las goteras de la ciudad, en el Sumapaz, la zona 20 del Distrito Capital. Once muertos y 13 capturas es el parte que escuchamos de labios del general Oscar González, Comandante del Ejército. Afirman haber dado de baja a Gaitán, el Comandante del Frente y a Mariana Páez, de su Estado Mayor. Y presentaron capturado al Negro Antonio, otro importante cuadro del frente guerrillero.

Si todo eso es cierto, resulta un golpe significativo para la estructura del Frente, que hace recordar las capturas y posteriores envíos a las mazmorras españolas, del traductor de los Derechos del Hombre y del Ciudadano desde finales del siglo 18 hasta bien entrado el siglo 19. Es como si haber escogido el nombre Antonio Nariño, hubiera significado, sin que los camaradas lo supieran, que su lucha iba a ser larga y plagada de tragedias. Que alcanzar la victoria final iba a costar muchísimas penalidades y angustias.

Golpear al Frente Antonio Nariño, entre otras cosas la gran obsesión de toda la vida del general Oscar Naranjo, especie de Sámano criollo al servicio del Imperio, es golpear al pueblo de Bogotá, a las clases humildes y sin esperanza de la capital del país. Matar o encarcelar a cualquiera de sus miembros es propinar una puñalada a los sueños de los marginados de Colombia entera. La inmensa mayoría de los habitantes de Bogotá no son nativos de ella, del mismo modo que no son la inmensa mayoría los que rumbean en la 15 o la 93.

Gaitán, el Comandante del Frente, era un nativo del sur del Tolima. Su fiereza en el campo de combate le provenía de la sangre indígena de sus ancestros, del afán de justicia y redención que nació en su raza hace 500 años. De piel cobriza, ojos intensamente oscuros y cabellos negros, rebelde como Jorge Eliécer, escogió sin vacilaciones su apellido como seudónimo, para hacer honor a los apodos de Indio y Negro con los que la oligarquía liberal conservadora demostró siempre su desprecio contra el dirigente político asesinado el 9 de abril.

La historia de Colombia, que está por escribirse, tendrá que referirse un día a los hombres como él. Para reconocerles su verdadera dimensión e importancia. Gaitán se creció al frente de la resistencia contra la operación Casa Verde. Unos años después, los mandos militares del Magdalena Medio aprendieron a temerle. En el occidente de Boyacá y Santander se convirtió en leyenda. Durante los últimos años sus pasos libertarios pasaron rociando plomo a los fascistas en Putumayo, Caquetá, Huila, Tolima y Cundinamarca, donde cayó como un héroe. 

Ese era un hombre, un varón, un revolucionario convencido e indoblegable. Apenas rozaba la cuarta década de vida, pero durante más de veinte años de lucha armada en las FARC se encargó de enseñarle a los gringos y las clases dominantes en nuestro país, que aquí hay gente digna, valerosa, dispuesta a hacerse matar si es necesario, para impedir que la patria siga siendo mancillada, pisoteada, entregada y burlada en nombre de una democracia y unas libertades que no existen sino para los niños bien de las clases altas.

A Mariana Páez, Marianita, como cariñosamente la llamaron los guerrilleros de las FARC, la ovacionaron de manera frenética más de mil mujeres representantes de infinidad de organizaciones femeninas que acudieron de todo el país a la audiencia pública celebrada en los Pozos en el año 2000. Ante aquel auditorio y bajo la mirada de millones de colombianos que la seguían por la televisión, expresó plena de alegría que ella era una mujer colombiana y una guerrillera de las FARC, las dos cosas que más la enorgullecían en la vida. 

Pequeñita de estatura, de mirada vivaz y elocuente, de extracción comunista, Mariana amaba infinitamente al pueblo colombiano, a las caras tristes de los niños hambrientos de ciudad Bolívar que se propuso redimir de su cruel destino algún día. Bogotana de nacimiento, se crió en el barrio Policarpa Salavarrieta y militó precozmente en la Juventud Comunista. Estuvo en filas rurales de las FARC durante 15 años, después de haber hecho parte de sus redes urbanas durante un lustro. Nadie mejor que ella para simbolizar la dignidad de la mujer colombiana. 

A veces pienso que la fusilaron de manera cobarde. Como hicieron con el Che, para no cargar con la cruz de tenerla en prisión. Quizás algún periodista atrevido lograra entrevistarla, tal vez Piedad Córdoba la buscara para hablar del intercambio. Era mejor evitarse cualquier molestia. Lo digo porque el propio general Oscar González dio parte por los medios, después del primer golpe al Frente Antonio Nariño, cuando fue capturado el Negro Antonio, que habían capturado a una ideóloga de las FARC, de unos cincuenta años, que había estado 15 años en sus filas. 

Y que se llamaba Marina. Resultaba imposible no asociarla con Mariana, ese era el tiempo que ella llevaba en filas, era el cuadro ideológico femenino más conocido de las FARC, debía andar por los 45 años de edad. Sin haberla nombrado nunca, de repente el 5 de marzo aparece el Ejército confirmando su muerte durante los primeros hechos, casi 8 días antes. Sea como sea, no tengo la intención de escandalizar o denunciar. Sabemos de sobra cómo son ellos y de lo que son capaces. Como lo conoce Colombia y el resto del mundo. 

El Negro Antonio hubiera podido quedarse en Arauca trabajando como cogedor de coca en los años 80. Como lo hubiera podido hacer en el Caquetá Acacio, otro negro inmenso, hermoso e inmortal. Pero al igual que este último, prefirió un camino más difícil, dedicar el resto de su vida a extirpar las lacras de la sociedad colombiana. Hombre sencillo, de corazón bondadoso, ninguno como él encarna la herencia de Benkos Biojó, el esclavo negro que a comienzos del siglo 17 puso a temblar a España. Las órdenes de captura en su contra lo prueban. 

Un negro bueno, un indio rebelde, una mujer ejemplar y otro puñado de víctimas enorgullecen al Establecimiento. Tal vez no reparan en el significado de que las FARC se encuentren en las goteras de Bogotá tras 7 años de guerra implacable. ¿No era que estaban muriéndose en la selva? Tal vez no caen en cuenta que sesenta años después siguen matando Gaitanes sin acallar la rebeldía. Tal vez no entienden que más muertos y prisioneros ubican en la primera fila a los nuevos guerreros formados por quienes partieron. Qué van a entender, bribones.

Montañas de Colombia, 14 de marzo de 2009.

Comunicados FARC-EP

III Consejo Nacional de los Comunes - Declaración Política

16-12-2018 Consejo Político Nacional

Durante los días del 14 al 16 de diciembre, se reunió en Melgar, Departame... Leer más〉

Editorial

El proceso de paz no es  la panacea, es una posibilidad  de alcanzar la paz

10-12-2018 Rubín Morro

Los acuerdos de paz de La Habana entre el Estado colombiano  y las Fuerzas Armadas ... Leer más〉

Bloques y Frentes

Mi experiencia en la Unidad Nacional de Protección

05-08-2017 Angelmiro López Pabón

Sentí orgullo cuando la dirección de la unidad a la que pertenecía... Leer más〉

La pluma de Gabriel Ángel

Rodrigo Londoño, Timo, cuenta su emotivo encuentro con Sonia

26-11-2018 Administrador

Durante más de una década pervivió en mi mente el recuerdo impactan... Leer más〉

▶ Actualidad con NCNoticias

Orden Público

Unidades de las FF.AA amenazan con atacar unidades del frente 29

El ejercito que está en Ricaurte y continuan hacia nuestra dirección, han ...

Desde las prisiones

Carta Abierta De Los Presos Políticos De Las FARC-EP Al Camarada Simón Trinidad, Prisionero En Cárceles Del Imperio Yankee.

No sabemos si nuestra condición nos permite una sensibilidad diferente a la que p...