DIALOGOS   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano
DIALOGOS DE PAZ   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano
Publicado en la categoría: La Pluma de Gabriel Angel
Domingo, 29 Mayo 2011 14:26

“No se puede construir sobre mojado…”

Escrito por 
Tu votación
(0 votos)
0
2
0
s2smodern
powered by social2s

Ese capitalismo salvaje promocionado por la banca internacional, es el único responsable de la locura climática que vivimos.  


El Presidente colombiano pretendió justificar el abandono miserable en el que se halla la inmensa mayoría de damnificados por el invierno. No se puede construir en lo mojado, fue su frase histórica, reveladora además de la mediocre filosofía que inspira su accionar. Tras culpar de modo oportunista al cambio climático, explicó que Colombia está condenada a estas cosas, precisamente por ser un país demasiado rico en aguas que se evaporan con el calor

Que Juan Manuel Santos se valiera del grave fenómeno del cambio climático para justificar la falta de voluntad de su gobierno, pone de presente de manera monumental el grado de cinismo que caracteriza a la clase burguesa dominante. Y no sólo aquí, sino en el mundo entero. Han sido precisamente los más convencidos críticos del sistema capitalista global, quienes han enarbolado las denuncias sobre el recalentamiento del planeta

¿Científicos y activistas políticos de todo el orbe llevan décadas denunciando los perniciosos efectos que la industrialización capitalista y el afán desmedido de ganancias al costo que sea, han producido sobre la corteza terrestre. Es suficientemente conocida la destrucción de la capa de ozono que recubre la atmósfera de la tierra, como consecuencia de la contaminación masiva generada por la producción desbordada de la sociedad de consumo

Hasta el punto de que las mentes más cuerdas del planeta han insistido repetidamente en la necesidad de hacer un alto y replantearse con toda seriedad el papel que están jugando la ciencia, la tecnología y el tipo de desarrollo económico que se ha impuesto,  en la peligrosa devastación natural que amenaza seriamente, sin exageraciones apocalípticas, con la extinción de la especie humana en un muy corto plazo

Sin embargo, los grandes poderes universales, identificados sin excepción con los intereses del gran capital transnacional, desdeñan del modo más irresponsable todas las advertencias. Ellos, principales patrocinadores de la nefasta investigación científica y tecnológica contemporánea, se empeñan en que ésta misma habrá de producir las fórmulas mágicas que se encargarán de obrar como remedios para evitar la hecatombe

Su absurda ceguera ha conducido, por ejemplo, a advertir demasiado tarde los riesgos que entrañan las centrales nucleares ante eventos como el recién ocurrido terremoto del Japón. Por eso mismo han resultado impotentes los esfuerzos que se hacen en el campo internacional, a objeto de concertar acuerdos entre las grandes potencias, para detener la contaminación originada por su irracional modelo de crecimiento económico y desarrollo

Los intereses financieros de las grandes transnacionales apuntan todo el tiempo a esquivar el asunto. Su selecto grupo de grandes accionistas mantiene la fe en que podrán construirse naves que los lleven a habitar en otros mundos, en los que el trabajo será desempeñado por robots o clones humanos producidos en laboratorios espaciales, sin la molesta presencia de hambrientos reclamando por justicia social y cambios del sistema

 Por fantasías semejantes es que estamos como estamos. Las compañías automotrices continúan produciendo millones de vehículos que habrán de ser movidos con derivados del petróleo, pese a que sus gases tóxicos envenenan la atmósfera a niveles irremediables. El tránsito de automóviles en Bogotá y cualquier otra ciudad grande del país es imposible, pero continúan importándose y ensamblándose miles y miles de vehículos que agigantan el caos

Las locomotoras con las que Santos pretende desarrollar el país, no son más que designios impuestos por las necesidades del gran capital transnacional. El flujo de mercancías hacia los mares impone las llamadas dobles calzadas, miles de kilómetros de abusivos descuajes de montaña en las cordilleras, que luego van a derrumbarse por causa de las lluvias y la erosión. Los grandes inversionistas licitarán su reconstrucción, los pobres pobladores que se jodan

Del mismo modo pasa con la minería. El daño ecológico derivado de las miles y miles de licencias de exploración y explotación otorgadas en épocas recientes, se traduce en la realidad y no en el papel de ninguna revista o denuncia, en el imparable invierno que derrumba montañas enteras y se lleva las viviendas de centenares de miles de colombianos de las zonas rurales y urbanas. Eso no va a remediarlo ninguna Mines Company

Y qué decir del modelo de desarrollo del campo colombiano, que además de desplazar violentamente a más de cuatro millones de campesinos, arrasa miles de hectáreas de bosque en beneficio de inmensos potreros ganaderos, gigantescas plantaciones de palma africana o explotaciones madereras para la exportación. Ese capitalismo salvaje promocionado por la banca internacional es el único responsable de la locura climática que vivimos

Santos, como antes lo fue Uribe, representa un adalid de ese modelo de devastación de la riqueza y el trabajo nacionales. Lleva muchísimos años ejerciendo el poder, como ministro, senador y ahora Presidente, elaborando planes de desarrollo y disponiendo de multimillonarios recursos cuyo propósito jamás ha sido mejorar la suerte de los pobres de Colombia, sino el de prepararlo todo en el país para el saqueo de los poderosos

Que no venga ahora a decirles a los colombianos pobres que se ven obligados a levantar sus viviendas en vegas inundables, chucuas y terrenos deleznables, que no se puede construir sobre mojado. Ellos pueden demostrarle en cualquier momento que con su ingenio y creatividad, sus ganas de hacer cosas y su verraquera, si contaran con los recursos suficientes, serían capaces de levantar ciudadelas que envidiarían los habitantes de Amderstam.

El problema es otro. Las grandes partidas destinadas supuestamente para el desarrollo comunitario, siempre terminan en las cuentas bancarias de los más importantes funcionarios públicos del orden nacional, departamental y municipal.  O en las de sus familiares más próximos o testaferros de confianza. La clase política colombiana es una casta descompuesta salpicada de escándalos constantes que los Presidentes tratan de tapar. Sobran pruebas.

Montañas de Colombia, 29 de mayo de 2011.

Comunicados FARC-EP

III Consejo Nacional de los Comunes - Declaración Política

16-12-2018 Consejo Político Nacional

Durante los días del 14 al 16 de diciembre, se reunió en Melgar, Departame... Leer más〉

Editorial

El proceso de paz no es  la panacea, es una posibilidad  de alcanzar la paz

10-12-2018 Rubín Morro

Los acuerdos de paz de La Habana entre el Estado colombiano  y las Fuerzas Armadas ... Leer más〉

Bloques y Frentes

Mi experiencia en la Unidad Nacional de Protección

05-08-2017 Angelmiro López Pabón

Sentí orgullo cuando la dirección de la unidad a la que pertenecía... Leer más〉

La pluma de Gabriel Ángel

Rodrigo Londoño, Timo, cuenta su emotivo encuentro con Sonia

26-11-2018 Administrador

Durante más de una década pervivió en mi mente el recuerdo impactan... Leer más〉

▶ Actualidad con NCNoticias

Orden Público

Unidades de las FF.AA amenazan con atacar unidades del frente 29

El ejercito que está en Ricaurte y continuan hacia nuestra dirección, han ...

Desde las prisiones

Carta Abierta De Los Presos Políticos De Las FARC-EP Al Camarada Simón Trinidad, Prisionero En Cárceles Del Imperio Yankee.

No sabemos si nuestra condición nos permite una sensibilidad diferente a la que p...