DIALOGOS   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano
DIALOGOS DE PAZ   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano

Desbrozando Ideas

Blog del comandante Timoleón Jiménez
Publicado en la categoría: Desbrozando Ideas
Domingo, 09 Junio 2013 01:58

Otro gran oso del Presidente Santos

Escrito por 
Tu votación
(0 votos)
0
2
0
s2smodern
powered by social2s

La negativa de la propia OTAN a su aspiración, le recuerda a su criado que no le quedan bien esas ínfulas de señor, y que su lugar para cenar es una mesa en la cocina.

Qué pena, qué vergüenza tan grande la que nos ha hecho pasar a todos los colombianos el Presidente Santos. Apelando al consabido discurso de las alturas, según el cual no hemos sido capaces de destacarnos en ningún ramo en el mundo porque nos falta pensar en grande, frase de cajón con la que las oligarquías locales pretenden disimular ante sus connacionales la cantinela neoliberal sobre el éxito del emprendimiento, Juan Manuel Santos afirmó con un chovinismo sorprendente, que nuestro país se halla llamado a ocupar el primer lugar, ya no sólo en la región, sino en el plano mundial. Para lograrlo sólo le faltaría su inserción en la OTAN.

Logro que él y su ministro de la defensa se preparaban a coronar en cualquier momento. Ya Pinzón había viajado a Europa y firmado una serie de compromisos de cooperación y colaboración con la alianza militar más poderosa del planeta, así que el siguiente paso sería la admisión de nuestro país como miembro de pleno derecho en ella. Eso sería el producto final del proceso de paz con las FARC-EP. Terminado el conflicto armado interno, la puerta estaba abierta para postrarnos de rodillas y recibir nuestro título de caballeros, que de paso nos permitiría contar con el apoyo aplastante e intimidante de la más vigorosa coalición militar de la historia. Quién sabe para qué.

Bastó con el discurso presidencial para que se encendieran las alarmas en toda Latinoamérica y el Caribe. La región lleva por lo menos una docena de años trabajando por conseguir su integración económica, social y política con miras a consolidar su independencia de los grandes poderes internacionales. El ALBA, el Banco del Sur, UNASUR, la CELAC han sido construidas venciendo numerosas prevenciones de los países más abiertamente proclives al poderío económico y militar norteamericano. Los diversos líderes y gobiernos que han marchado a la vanguardia en la materia, han expresado de mil formas distintas la necesidad de pensar en nuestras propias alternativas.

Para nadie es un secreto que Colombia lleva por lo menos un cuarto de siglo procurando aplicar al pie de la letra las recetas dictadas por las entidades multilaterales de crédito, y que ha sido una fiel devota de las tesis consignadas en el llamado Consenso de Washington. Es tan ostensible la sumisión de la oligarquía colombiana a los dictados del gran capital transnacional y a las imposiciones de todo orden por parte de los Estados Unidos, que la propia Constitución aprobada en 1991 ha sido reiteradamente modificada por el Congreso de la República para ponerla a tono con ello. La propia guerra interna ha sido incrementada sin reparos en beneficio de Washington.

Andrés Pastrana no perdió oportunidad para mostrarse como amigo íntimo de Bill Clinton, así como Álvaro Uribe se ufanó de hacer parte de los escasos invitados personales de George Bush a su rancho de Texas. Los planes Colombia, Patriota y Consolidación, así como la actual Espada de Honor se encargaron de revelar el abyecto servilismo de la oligarquía colombiana y sus fuerzas militares hacia los gobiernos norteamericanos y el Pentágono. Haber convertido a nuestro país en un gigantesco portaviones de los Estados Unidos no resultó al parecer suficiente. La presencia y la actividad militar extranjera en nuestro país es motivo de orgullo para su clase dirigente.

Pero todo eso era sabido. Los gobiernos de los países hermanos han procurado por todos los medios acercar a Colombia hacia una órbita de integración y cooperación. Y no sin dificultades ni retrocesos. Sobre la base del respeto a los distintos modelos nacionales de desarrollo, Latinoamérica y el Caribe intentan construir un proyecto de paz, en el que pese a las diferencias, cada nación aporte su mejor voluntad para la conformación de una unidad que nos permita a todos dar un salto adelante. A regañadientes, Colombia ha aceptado acercarse al proyecto, hasta el punto de que de una u otra manera sus vecinos han reconocido sus esfuerzos.

Pero siempre hemos borrado con los pies lo que hacemos con las manos. Tras el hundimiento del ALCA, Colombia asumió la vanguardia en la brega por conseguir que los demás países del continente suscribieran por aparte tratados individuales de libre comercio con los Estados Unidos. Y ha procurado por todos los medios asociarse con países opuestos por principio a su propia independencia nacional, para consolidar pactos que de algún modo quiebren los avances de la integración regional. La tan alabada por estos días Alianza Pacífico, es al mismo tiempo un disparo a ella, pues se funda en el libre comercio con los Estados Unidos y busca potenciarlo al máximo.

Y no precisamente para el beneficio de nuestros países, sino en el interés de las grandes corporaciones del capital. Que somos el Caín de América no sólo se demuestra con esto, sino con la obsesión santista de vincular en calidad de socio activo nuestro país a la OCDE, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Al explicar los pretendidos beneficios que nos llegarían con el ingreso al club de los más ricos, todas las voces del alto gobierno han resaltado la condición de sumisión absoluta de nuestra economía a los mandatos del poder financiero internacional, que son los mismos que mantienen a Europa y Norteamérica en crisis terminal.

Que el gobierno de los Estados Unidos esté recomendando el ingreso de Colombia a esa entidad, revela su intención de encadenar por completo las decisiones futuras de nuestra nación en materia económica y social. Eso significa que nos convertiremos en el palo atravesado en la rueda de la integración regional, favor que los grandes consorcios le pagarán a la oligarquía colombiana dejándola participar en sus utilidades, al costo del saqueo y la expoliación de nuestras riquezas naturales y fuerza de trabajo. Lo que todo parece indicar, es que el crecimiento militar de Colombia también apunta a jugar su papel en la desestabilización de la integración regional.

Santos es consciente de ello, y por ello sus fantoches declaraciones en torno del ingreso de nuestro país a la OTAN. El airado rechazo de toda Nuestra América a tal aberración, puso de presente la vocación colombiana de convertirse en el Israel de América. Algún experto decía que la OTAN ya está en nuestro subcontinente, con las bases militares de las colonias europeas en el Caribe, con las tropas británicas en Las Malvinas y la presencia militar norteamericana. Es cierto. Pero su presencia abierta en Colombia significaría un peligro real de guerra inminente. La negativa de la propia OTAN a la aspiración de Santos, le recuerda a su criado que no le quedan bien esas ínfulas de señor, y que su lugar para cenar es una mesa en la cocina. Pobrecito.

Comunicados FARC-EP

III Consejo Nacional de los Comunes - Declaración Política

16-12-2018 Consejo Político Nacional

Durante los días del 14 al 16 de diciembre, se reunió en Melgar, Departame... Leer más〉

Editorial

El proceso de paz no es  la panacea, es una posibilidad  de alcanzar la paz

10-12-2018 Rubín Morro

Los acuerdos de paz de La Habana entre el Estado colombiano  y las Fuerzas Armadas ... Leer más〉

Bloques y Frentes

Mi experiencia en la Unidad Nacional de Protección

05-08-2017 Angelmiro López Pabón

Sentí orgullo cuando la dirección de la unidad a la que pertenecía... Leer más〉

La pluma de Gabriel Ángel

Rodrigo Londoño, Timo, cuenta su emotivo encuentro con Sonia

26-11-2018 Administrador

Durante más de una década pervivió en mi mente el recuerdo impactan... Leer más〉

▶ Actualidad con NCNoticias

Orden Público

Unidades de las FF.AA amenazan con atacar unidades del frente 29

El ejercito que está en Ricaurte y continuan hacia nuestra dirección, han ...

Desde las prisiones

Carta Abierta De Los Presos Políticos De Las FARC-EP Al Camarada Simón Trinidad, Prisionero En Cárceles Del Imperio Yankee.

No sabemos si nuestra condición nos permite una sensibilidad diferente a la que p...