DIALOGOS   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano
DIALOGOS DE PAZ   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano

Hablando Claro

Editoral FARC-EP
  • Default
  • Title
  • Date
  • Random
load more hold SHIFT key to load all load all
Publicado en la categoría: Hablando Claro
Viernes, 08 Abril 2011 18:19

Muerte de Gaitán: Crimen de Estado

Escrito por 
Tu votación
(0 votos)
0
2
0
s2smodern
powered by social2s

Era 1898, finalizaba el siglo XIX. La actual República de Colombia, no había restañado las profundas heridas causadas por las sucesivas guerras civiles promovidas por caudillos ambiciosos que luego de la independencia, se disputaban entre ellos el poder para hacer prevalecer los estrechos intereses de grupos específicos. En ese año nace Jorge Eliecer Gaitán, quien años más adelante marcaría gran parte de nuestra reciente historia

Apenas daba sus primeros pasos cuando estalla otra contienda entre liberales y conservadores conocida con el nombre de la Guerra de los Mil Días (1899-1903). Los conservadores victoriosos imponen una hegemonía clerical y reaccionara sustentada en las bayonetas y el poder del gran latifundio la cual se extenderá hasta 1930

Gaitán venía de “abajo” había conocido el hambre y las necesidades. Con enorme sacrificio su madre le sufragaba los estudios, en contra del parecer del padre quien seguramente, como era costumbre en la época, no daba importancia a la formación de los hijos, promoviendo en estos más bien la dedicación al trabajo que reportaba entradas económicas inmediatas.

El muchacho era inquieto, inteligente, con deseos infinitos de aprender y daba muestra de una voluntad y dedicación a toda prueba.

En la Universidad Nacional creo grupos de educación cultural y escuelas ambulantes para llevar a las barriadas, el campo y a los sectores populares los saberes aprendidos, a la vez que aprendía del campesino y del obrero.

Los sucesos de la Primera Guerra Mundial y en medio de ella el triunfo de la revolución socialista, en octubre de 1917, en la Rusia zarista; debieron impactar positivamente al joven estudiante puesto que al presentar su tesis de grado en 1924, la tituló:”LAS IDEAS SOCIALISTAS EN COLOMBIA”.

En dicho documento refiriéndose a la explotación capitalista dice: “Dentro del régimen capitalista presente, el capital es producido por hombres a quienes no pertenecerá y va a manos de quien no trabaja”…los elementos que integran la producción son tres: trabajo, capital y tierra…todo lo que no sea ni tierra, ni trabajo, es capital; y este capital ha nacido del trabajo en combinación con las fuerzas de la naturaleza”… Comprobado que Colombia se desarrolla económicamente bajo el régimen capitalista; que por tanto los medios sociales de producción (tierra, máquinas, herramientas, fábricas, materias primas etc.) pertenecen a unas solas y determinadas personas, que son la minoría, que estos medios son puestos en capacidad de producir sólo por el trabajo de otros hombres, la mayoría, a quienes se paga un salario, tenemos por fuerza que concluir que en Colombia hay dos clases, la capitalista y la clase proletaria”

Mirando hacía la política de alianzas planteaba: “Dentro del proletariado no sólo deben quedar comprendidos, según erróneamente se cree, los obreros, sino todos los que trabajen por cuenta de otros”.

Sobre el reparto de la riqueza: “el único sentido en que la palabra riqueza puede tomarse en economía política es aquel en que beneficie a la sociedad en general. Riqueza individual, bajo la concentración capitalista, es el esfuerzo de muchos hombres para el beneficio de uno solo y en perjuicio de la riqueza social. Riqueza social es el fruto del esfuerzo humano, que no puede tener otra razón de propiedad que la proporción en que ha sido realizado”…”Lo que ganan las clases poseedoras es lo mismo que pierden las clases trabajadoras y no hay derecho a que mientras falta el pan en la mesa del que trabaja, haya otros que pueden realizar festines…la actual pugna social está en que la producción es social, pero la apropiación sigue siendo individual”

Gaitán sabe que existen leyes objetivas que influyen en el desarrollo de la humanidad. “La sociedad ha llegado al estado actual por virtud de mil factores determinantes, que se hayan lejos del capricho de los hombres”; y también comprende que sólo a través de la lucha organizada de las masas será posible el cambio revolucionario: “No basta predicar las nuevas ideas para que ellas se impongan a quienes usufructúan el actual estado social. Allí hay un interés económico que no permitirá a los que lo usufructúan abandonar sus posiciones… hay una inevitable lucha de clases. Los intereses de unos y otros son diametralmente opuestos…este privilegio de clase pudiente es mantenido por la fuerza…es menester enfrentar la fuerza a fuerza.

Sólo por la fuerza lograron los trabajadores imponer la equidad social. Y cuando hablamos de fuerza queremos precisar el concepto. No nos referimos a esa fuerza según la entienden ciertos especuladores de la conciencia popular; no nos referimos a esa fuerza de la asonada y del guijarro, de la tropelía brutal e inconsciente, a esta fuerza que es la debilidad en su forma más inepta. Nos referimos a la fuerza organizada y consciente, a la fuerza que deben emplear las clases oprimidas uniendo sus intereses y personas para contener el avance proceloso del gran capitalismo. Y esto en la lucha política, en el sindicato, en todas las actividades sociales”

Sobre la tenencia de la tierra decía:” Si ella no puede ser producida por nadie, no hay derecho para que por nadie pueda ser monopolizada, y debe permanecer en el único carácter que le corresponde, a saber, un instrumento de trabajo para el hombre, no permitir que mientras haya hombres que por lo extenso de sus propiedades ni siquiera las conocen, haya otros que no puedan poseerla, sino que sean sus esclavos”.

Sobre el Estado nos dice: “El Estado no puede ser expresión de la minoría privilegiada que regula en alternación a sus solos intereses la vida de los intereses de la gran mayoría”.

Al referirse al trabajo de concientización que debía realizarse para atraer las mayorías nos señalaba: “Quien desee en este país realizar la inmensa, trascendental y al parecer casi imposible obra de incorporar a nuestro pueblo, a nuestras masas, las cuales viven hoy en el más absoluto primitivismo en lo material, cultural y moral, no puede ni debe engañarse en cuanto al apoyo que ellas le presten. No tienen conciencia de sus destinos, ni hay razones para que la tengan. Decir lo contrario es formular hipócritas elogios. Por eso la obra en Colombia es más difícil que en pueblos más avanzados”.

Fue testigo excepcional del entreguismo desvergonzado de la oligarquía colombiana al Imperialismo de los EE.UU. En 1903 ese país arrebató a Colombia el departamento de Panamá, sin encontrar la menor resistencia de parte del gobierno colombiano, no obstante que las masas solicitaban armas para defender la soberanía y la integridad territorial.

En 1929, en memorable debate, ante el parlamento denuncia, y por ello el país atónito se entera; que por orden de la United Fruit Company, se habían masacrado 1.500 obreros del banano, en Ciénaga, Departamento del Magdalena; en hechos ocurridos en 1928 para reprimir la huelga en el sector; acción mantenida hasta entonces “como secreto de Estado”. Que por obedecer a realizar el crimen; el pervertido General Cortés Vargas recibió como pago unas miserables botellas de Whisky, y una invitación a engullir un almuerzo de la infamia con los directivos gringos de la empresa; mientas que al doblegado presidente conservador, Miguel Abadía Méndez le daban tres palmaditas en el hombro y le agradecían, en el más refinado inglés; “la extraordinaria hazaña realizada por el “glorioso” ejército de Colombia”; el cual con su matrero proceder bautizó con la sangre de sus mejores hijos la consolidación de la joven clase obrera colombiana.

En medio de la “gran depresión económica mundial” de los años veinte, Gaitán viaja (1927), a estudiar derecho penal en la Italia de Mussolini. Se está en la antesala de la Segunda Guerra Mundial. El joven abogado vio con claridad meridiana el papel asignado por los monopolios, al fascismo en Italia y al nazismo alemán: “significan un indispensable paso estratégico del capitalismo en razón y por las causas que he expuesto. Someter a un plan de conjunto la economía mundial”.

Un año después de terminada la Segunda Guerra Mundial (1945), Gaitán es Jefe único del Partido Liberal y gana las elecciones parlamentarias por amplio margen. Es designado Candidato a la Presidencia de la República. Se convierte en “el Capitán de Multitudes” seguido por una muchedumbre de liberales y conservadores del pueblo. El camino al solio de Bolívar está totalmente despejado. Es, sencilla y legalmente inatajable.

Sobre la elaboración del programa sostenía: “El programa es la línea general de orientación, es el criterio fundamental sobre puntos fundamentales”. Decía Marx: "Nuestro programa no es un dogma, es una pauta", y agregaba Gaitán: “Nunca se dijo en forma más sencilla una verdad más densa. Solo una pauta y nada más que eso. Una pauta para qué? Para la actuación. Dar un programa no es haber resuelto el problema. Queda por fuera de él la realización. Dotar de brújula un navío no es haber hecho la travesía.”

Y agrega “No basta con un Estado que intervenga porque ya me permití advertir que esto puede hacerse con dos criterios. Será indispensable el criterio social, que suelen denominar socialismo de Estado, que un día presentará la posibilidad de un Estado socialista ideal que la humanidad coronará. Esto con sus naturales repercusiones en lo moral, en la educación, en el arte, en las ciencias, en la asistencia pública, en la vida civil, penal, etc. Una sociedad más sincera, más justa, con menos dolor y más alegría, dentro de la igualdad económica”.

Por esos días blande con mayor energía el látigo de la ética y la moral para fustigar la corrupta oligarquía liberal conservadora. Con ahínco denuncia el bipartidismo paralizante, dice que el hambre no tiene color político y que el pueblo es superior a sus dirigentes. Su prédica llega a la mente y corazones de millones de humildes que ven en él las posibilidades de su propia redención.

Mientras el pueblo llano espera el ineludible triunfo de Gaitán como nuevo presidente, el planeta está inmerso en la “Guerra Fría”. Los EEUU y la Unión Soviética luchan por la hegemonía del mundo; las Democracias Populares avanzan incontenibles en Europa; las luchas por la liberación nacional de las ex colonias en Asia, África, toma nuevo aire y la clase obrera mundial asume el rol de vanguardia de las luchas de los pueblos. Son momentos de estelares victorias de los pueblos.

En éste convulso panorama el Tsunami Gaitán representa doble amenaza: una contra la oligarquía colombiana que perderá su poder político y económico y la otra contra el imperialismo yanqui que presiente la pérdida del búnker colombiano en sus ambiciones geopolítica de proseguir el dominio continental. Unos y otros confluyen en que para seguir disfrutando de sus privilegios, es obligatorio que Gaitán muera. La sentencia se dicta y lo ejecutan el 9 de abril de 1948, a las 13:15 horas.

Mucho debió pesar el asfixiante “legalismo” en Gaitán. Como abogado que era, no se atrevió a romper los moldes constitucionales de un “Estado” que lejos estaba de ser; el “Estado de Derecho” que el creyó. Aunque conocía como el que más el alma podrida de la oligarquía; imaginó, quiméricamente, que podía detener el arma homicida con la fuerza milagrosa de la “oración por la paz” o la del voto popular.

No olfateo el pánico que su encendida prédica despertaba entre la oligarquía. Qué ésta, en ves de aminorar la violencia la incrementaría a escalones superiores a la cual había que responder con la violencia organizada de las masas; haciendo uso del Derecho Universal de los Pueblos a la Rebelión Armada, para derrocar la tiranía e implantar la libertad y la justicia.

Firme en esas convicciones pagó con su vida y con la de millones de colombianos, el apego a códigos hechos a la medida de una élite sin escrúpulos que jamás se ha detenido frente al crimen que practica desde siempre.

Queda a los revolucionarios de hoy y de mañana recuperar el inmenso legado de la obra de Gaitán, estudiarla en profundidad y hacerla conocer del pueblo para que la memoria colectiva no se pierda y extraer del pasado las experiencias necesarias que nos impidan cometer los mismos errores que queremos superar.

Comunicados FARC-EP

III Consejo Nacional de los Comunes - Declaración Política

16-12-2018 Consejo Político Nacional

Durante los días del 14 al 16 de diciembre, se reunió en Melgar, Departame... Leer más〉

Editorial

El proceso de paz no es  la panacea, es una posibilidad  de alcanzar la paz

10-12-2018 Rubín Morro

Los acuerdos de paz de La Habana entre el Estado colombiano  y las Fuerzas Armadas ... Leer más〉

Bloques y Frentes

Mi experiencia en la Unidad Nacional de Protección

05-08-2017 Angelmiro López Pabón

Sentí orgullo cuando la dirección de la unidad a la que pertenecía... Leer más〉

La pluma de Gabriel Ángel

Rodrigo Londoño, Timo, cuenta su emotivo encuentro con Sonia

26-11-2018 Administrador

Durante más de una década pervivió en mi mente el recuerdo impactan... Leer más〉

▶ Actualidad con NCNoticias

Orden Público

Unidades de las FF.AA amenazan con atacar unidades del frente 29

El ejercito que está en Ricaurte y continuan hacia nuestra dirección, han ...

Desde las prisiones

Carta Abierta De Los Presos Políticos De Las FARC-EP Al Camarada Simón Trinidad, Prisionero En Cárceles Del Imperio Yankee.

No sabemos si nuestra condición nos permite una sensibilidad diferente a la que p...