DIALOGOS   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano
DIALOGOS DE PAZ   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano

Pleno Ampliado Noviembre de 1997

* Conclusiones Generales

Noviembre de 1997

1.

El Pleno del Estado Mayor Central, recoge como su primera gran conclusión los informes presentados por el Secretariado a esta reunión.

2.

Esta reunión plenaria del Estado Mayor Central de las FARC-EP se denominará “Abriendo caminos hacia la Nueva Colombia”.

3.

Está de acuerdo con el manejo dado a nuestras relaciones con la O.P. y con la necesidad de fijarle fecha definitiva a la realización del próximo Congreso, independiente de si se hace legal o clandestino. Desplegaremos actividad para esclarecerle a la militancia nuestra opinión sobre el papel de la organización en el proceso revolucionario, dentro de un ambiente de fraternidad y respeto. Daremos respuesta verbal y escrita al documento de los cinco puntos. Mantenemos nuestras puertas abiertas para todos aquellos militantes que quieran incorporarse a las FARC. Pediremos a los regionales los tres cuadros que se acordaron para que contribuyan acá durante 2 años.

4.

Continuamos trabajando por la formación y estructuración de un Partido Comunista Clandestino, sustentado en los principios del marxismo-leninismo, construido para hacer la revolución, que organice, movilice y lleve conciencia al pueblo en función del Plan Estratégico de las FARC. Su unidad básica es la Célula Clandestina, conformada entre 5 y 8 militantes de acuerdo a la situación. La comisión de relaciones políticas presentará, con plazo de un año, un proyecto de estatutos para el Partido Clandestino. Entre tanto se continuará trabajando con las orientaciones existentes.

5.

Las FARC tienen como Programa el aprobado en el XVI Congreso, con las precisiones que le hicimos en la 8ª Conferencia. El Programa Agrario de los Guerrilleros, sintetiza los objetivos propios de nuestra lucha. El Secretariado trabajará para que la 9ª Conferencia discuta y apruebe un Programa de las FARC-EP.

6.

El principio estratégico de la unidad con otras fuerzas revolucionarias se mantiene vigente. En la actual etapa continuaremos relaciones políticas con ellas. Los Bloques y Comandos Conjuntos podrán adelantar reuniones con otras organizaciones guerrilleras en sus áreas, cuando exista la necesidad para el tratamiento de temas específicos o en su defecto, remite la discusión a la Comisión de Relaciones Políticas. Continúa pendiente la reunión de Comandantes y hasta entonces la C.G.S.B. no actuará como tal; por tanto su nombre no debe utilizarse para tareas o reivindicaciones. Mantenemos el criterio de dar igual trato al que recibamos. Cuando se presenten comportamientos reprobables de guerrilleros de otras organizaciones, propiciaremos asambleas de masas que tomen definiciones.

7.

Ratificamos las conclusiones emanadas de la Octava Conferencia de no desarrollar actividades militares fuera de las fronteras patrias y de estimular relaciones con gobiernos y Fuerzas Armadas de países vecinos, buscando su neutralidad en torno a las situaciones internas de nuestra patria.

Intensificaremos trabajos por ampliar nuestra influencia en la población fronteriza, por organizarla y ganarla para nuestra causa. Acrecentaremos relaciones con las organizaciones revolucionarias de los países vecinos.

8.

El Pleno constata nuestros avances en el campo Internacional, en la tarea por buscar el reconocimiento político de las FARC como fuerza beligerante. Debemos enfatizar el trabajo en el área Latinoamericana sin detrimento de nuestra actividad en otras partes del mundo. Los esfuerzos de la Comisión Internacional deben centrarse en las relaciones con organizaciones y países diferentes a Colombia, salvo una orientación distinta.

9.

En las condiciones políticas del país, la orientación de abstención electoral es justa y revolucionaria. A nivel local, continuaremos estimulando el desarrollo de mecanismos extrainstitucionales que vinculen democráticamente la comunidad a la gestión administrativa, de acuerdo a las particularidades de cada lugar.

Adelantaremos una intensa campaña propagandística llamando a la abstención para las elecciones Parlamentarias y presidenciales, y planteando como alternativa la convocatoria de una Asamblea Constituyente con la plena participación de la insurgencia.

En estas campañas, impediremos el proselitismo electoral de los candidatos de los partidos tradicionales, en áreas de nuestra influencia.

10.

Intensificaremos trabajo para concretar y desarrollar formas de poder local, donde se ejerza autoridad, sustentados en la organización de las masas.

Siendo inoperante la actividad de los inspectores de policía en muchos lugares, propiciaremos su retiro y el cumplimiento de esas funciones por parte de la guerrilla, en la perspectiva que sea la misma comunidad, organizada, la que las tome en sus manos.

Los frentes deben exigir que los proyectos para la ejecución de los presupuestos municipales correspondan a la voluntad mayoritaria de la comunidad y que sean públicos, para que sea ella la que planifique y fiscalice el gasto público local. Los bloques y Comandos trabajarán de igual manera a nivel departamental.

Centralizar y organizar las orientaciones que hemos impartido en las distintas áreas en torno a temas como la conservación de los bosques, de la fauna, de las aguas, del transporte, de la actividad económica, tierras, etc., elaboradas a partir de asambleas o mecanismos que han recogido el querer mayoritario de la población, para ir dando cuerpo a una amplia legislación revolucionaria y estimular la promulgación de otras donde exista la necesidad, que contribuyendo a la convivencia sean elaboradas democráticamente dentro de claros parámetros de equidad y de justicia.

11.

En el trabajo de masas continuar desarrollando las conclusiones de la 8ª Conferencia haciendo esfuerzos por lograr la confluencia del movimiento de masas con la ejecución de las Campañas Militares que emprendamos.

Se reproduce un documento del Bloque Sur, para que sea otra herramienta de trabajo de nuestras comisiones de organización de masas.

12.

El narcotráfico continúa afectando profundamente la vida nacional. Este fenómeno de descomposición, propio de las sociedades capitalistas, se entronca en Colombia con la estrategia Estatal del paramilitarismo, dada la identidad de sus intereses fundamentales. La disputa internacional que ha generado, radica esencialmente en la rapiña del gran capital por la apropiación de las enormes sumas de dinero que deja como ganancia, sin que interese mucho el daño moral que afecta las sociedades, la corrupción que las corroe, ni la carencia de ética que ha generado en la clase política de la mayoría de estos países.

Muy diferente es la situación de los cultivadores, que como en el caso de Colombia, son víctimas de una situación social injusta pues en su mayoría son desplazados por la violencia en otras áreas del país, a quienes se les niega el derecho al trabajo, a la salud, al techo y a la educación obligándolos a la siembra de ilícitos, como única alternativa de subsistencia. Ellos son parte del campesinado víctima del abandono y la explotación estatal.

13.

El paramilitarismo es una estrategia del Estado, diseñada en las más altas instancias oficiales como parte esencial de la Doctrina de Seguridad Nacional y ya practicada en otras partes del mundo como en Nicaragua y Angola. Con tropas oficiales disfrazadas y con reservistas, patrocinados y fomentados por el narcotráfico, multinacionales, gremios de la economía y dirigentes de los partidos tradicionales, ejecutan acciones terroristas contra la población civil desarmada, al tiempo que buscan reconocimiento de beligerancia política.                                                                                              

Arrebatan la tierra a los campesinos, en una política de despojo y repoblamiento, construyendo contrarrevolución a punta de terror y dotados de mecanismos legales como la expropiación de tierras por “interés nacional” y  las convivir.

Al paramilitarismo lo podemos derrotar con políticas populares justas y claras, con fuerza militar, con mucha disciplina, con masas organizadas clandestinamente, entrenadas para el enfrentamiento y la acción, y con una denuncia permanente de sus atrocidades, que en cada lugar debe señalar con nombre propio a los responsables.

14.

La Comisión para afrontar posibles diálogos, enmarcados dentro de un proceso de conversaciones con el gobierno, estará encabezada por Raúl. Para el manejo de la seguridad y la logística, se apoyará en los Bloques Oriental y Sur.

15.

Para adelantar los trabajos de la Jefatura de personal a cargo del c. Timo, se designa a los camaradas Fabio 59°, Pacho Arenas y otro camarada proveniente del Bloque José María Córdoba.

16.

Para adelantar las tareas de relaciones políticas trabajará una sola comisión en cabeza de Alfonso y conformada además por Iván Ríos, Pablo Catatumbo, Fernando 18° y Bernardo 20°.

17.

El pleno, tomó medidas concretas para contribuir en el área de Urabá.

18.

Desarrollar una política con los desplazados de la violencia, que los mantenga organizados y en lucha por sus reivindicaciones y por el retorno a sus tierras con plenas garantías e indemnizados.

19.

Se mandata al Secretariado para que convoque la 9ª Conferencia.

20.

En las charlas y cursos que se planifiquen, debemos preparar a los combatientes sobre su comportamiento frente al enemigo en caso de caer presos, para que mantengan una posición firme ante esa eventualidad. Y para que se entienda la cárcel como otro sitio de combate. Explicar que allí se funciona como organización y que se tiene derecho a la asistencia política, jurídica y a la solidaridad. Pero que también se tienen deberes que cumplir, comenzando por la participación activa en las células de las FARC. Quien no cumpla sus deberes, no puede reclamar la solidaridad.

21.

Es necesario intensificar el trabajo ideológico y político de nuestros combatientes. Fortalecer nuestras convicciones y principios apoyados en los clásicos del marxismo-leninismo, en nuestras cartillas y documentos y en nuestras propias experiencias. Los mandos deben ser abanderados del esfuerzo permanente por avanzar en este deber. Y por sobre todo, ser ejemplo en su conducta como cuadro revolucionario para que ejerza una influencia positiva en la formación de sus tropas.

El secretariado debe persistir en la edición de los textos farianos,  para que en los frentes, columnas, guerrillas, escuadras y en todos los cursos, sirvan como materiales de estudio y consulta permanente.

22.

Todos los bloques y comandos conjuntos deben tener en pleno funcionamiento sus propias emisoras en la próxima campaña militar, dedicadas a transmitir los comunicados y opiniones de la dirección nacional de las FARC y de los bloques, llamamientos a la lucha popular, denuncias sobre los atropellos oficiales, partes de Guerra y mensajes a las tropas oficiales para que deserten y se integren al combate popular. Debemos cuidarnos de no proporcionar información al enemigo. El contenido de las emisiones debe tener el visto bueno de cada dirección.

De acuerdo con las conclusiones de la reunión de jefes de propaganda de Bloques y Comandos, el cabezote de nuestros boletines y revistas es uno solo. Las FARC acompañarán toda su propaganda con el logotipo nacional. Las ediciones de video y programas radiales, tendrán como cortina de entrada, el himno de las FARC. Las filmaciones realizadas se centralizarán para la producción de videos. Se deben ampliar y agilizar los mecanismos de distribución de toda la propaganda para que tenga una más amplia y oportuna cobertura.

23.

La Plataforma de lucha de 10 puntos para un Gobierno de Reconciliación y Reconstrucción Nacional, es una herramienta de trabajo para esta etapa, que nos sirve para ampliar nuestros espacios de trabajo político y para eventuales conversaciones hacia la paz. No es el Programa de las FARC, pues sus alcances son eminentemente democráticos, pero nos contribuyen en la vía por alcanzar los objetivos revolucionarios del socialismo para nuestra patria.

24.

Con esta Plataforma como bandera, conformaremos el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, buscando recoger y organizar clandestinamente amplios sectores de la población deseosos de cambios y simpatizantes de la causa de las FARC. Su lanzamiento se hará en la próxima Campaña Militar y para ello se contará con el Manifiesto Bolivariano. Se editará material sobre estructura y funcionamiento con base al existente para el proyecto de Reunión Bolivariana del Pueblo. Los Bloques y Comandos Conjuntos elaborarán planes concretos para desarrollar al MB. El Secretariado hará un plan financiero para este trabajo, que debe comprometer a todas las FARC. El Secretariado será su dirección hasta que se generen las condiciones para crear una propia.

25.

Carta a la Comisión Nacional de Conciliación:

Montañas de Colombia, Noviembre de 1.997

Monseñor Alberto Giraldo Jaramillo, Presidente Comisión de
Conciliación Nacional,
Doctores Augusto Ramírez Ocampo, Alvaro Leyva Durán
y demás miembros:

Por medio de la presente, acusamos recibo de la suya fechada el 19 de Mayo del presente año, así como de los tres textos que la acompañaban titulados “ Hacia la estructuración de una política nacional permanente de paz”.

Convencidos como estamos, de la necesidad de desarrollar un proceso que culmine en la reconciliación de la familia colombiana, planteamos en comunicado público del pasado 8 de Octubre, la necesidad del despeje de 5 municipios en el sur del país, para facilitar nuestras conversaciones con los sectores sociales y políticos más representativos de Colombia que puedan conducir al encuentro de las FARC con representantes de cada uno de los   tres poderes del Estado.

Abrir un nuevo capítulo en la búsqueda de acuerdos, debe suponer certezas para los colombianos. Por ningún motivo se puede tolerar que el anhelo nacional de paz sea utilizado como reencauche de un gobierno desgastado, ni como herramienta electorera, ni como cortina de humo para encubrir pecados capitales de la actual administración. Sería vergonzoso e imperdonable.

Por eso es necesario ese encuentro de las FARC con los sectores más representativos de nuestra nación, con delegados de los gobiernos de otros países y ONG’s, antes de acometer cualquier conversación con la administración nacional. Será la garantía de que podremos empezar la construcción de una política de convivencia que “trascienda los gobiernos de turno”, la oportunidad para analizar a espacio la presencia de la comunidad internacional con ella misma, agradecer el interés manifiesto de gobiernos como el de México, España, Costa Rica y Venezuela siempre dispuestos a tender su mano, intercambiar ideas con otros que han ofrecido su concurso como el de Holanda, Italia, los países nórdicos, los Estados Unidos, y para manifestarle directamente al gobierno de la República de Cuba y a su Presidente Fidel Castro Ruz la significativa valoración que hacemos de su disposición por contribuir a la convivencia democrática en Colombia.

Por eso, son Uds., apóstoles en esta larga jornada por la reconciliación, el puntal que exija al gobierno las garantías que señalamos como necesarias, para dar inicio al proceso de paz.

El señor Samper es repetitivo en su engañosa táctica. Cada vez que prepara sus ofensivas militares, ofrece diálogos de paz: así ha sucedido en tres oportunidades, la última de las cuales culminó con los desastrosos resultados del “Destructor 2”. Nos es difícil creerle al Presidente. A estas alturas ya debe estar implementando otra multimillonaria y espectacular ofensiva contra las FARC.

Busca engañar al país y al mundo hablando de “Acuerdo Marco” y de puntos para tratar en la mesa, cuando desde hace tiempo conoce la Plataforma de 10 puntos que hemos propuesto para la Reconciliación, de más definida cobertura, que incluye todos los temas mencionados por él.

En manos de Uds. está el que desde ahora, podamos emprender el proceso que Colombia espera. De nuestra parte tenemos la misma disposición de siempre para buscar por las vías políticas aquello que nos han obligado a conquistar por medio de las armas. Porque sabemos de la enorme expectativa nacional por dar inicio a un proceso que alcance Acuerdos de Paz, somos optimistas de su titánica gestión.

De Uds., atte. : compatriotas,
Secretariado del Estado Mayor Central. FARC-EP
Montañas de Colombia,

26.

Declaración Política.

Está terminando su gestión el presidente Samper y el panorama para el pueblo colombiano no puede ser más oscuro: el Terror del Estado se incrementa, la motosierra se ha convertido en arma de la guerra sucia oficial, el paramilitarismo corta cabezas de miles de compatriotas con la complacencia y el aval gubernamental y les usurpa sus tierras lanzando a millones de campesinos al desplazamiento forzoso, como nunca en la historia nacional se aprueba un presupuesto militar que ofende la dignidad de un pueblo ahogado por las necesidades y que sufre también, la profunda corrupción de los principales personeros del Estado.

Padece Colombia la gestión arrodillada de un presidente que entregó, aún más, nuestra soberanía nacional a los EE.UU., cumpliendo una a una las exigencias gringas transmitidas en forma de memorando por la embajada y de las condiciones impuestas por el F.M.I. y el Banco Mundial.

El Congreso Nacional, corrupto y desprestigiado, legisla exclusivamente en función de la guerra contra el pueblo, del aumento de las penas y los impuestos directos, de las privatizaciones y de la defensa de los intereses foráneos en contra del interés nacional.

La Rama Jurisdiccional, hace más reaccionaria la normatividad echándole leña al fuego de la guerra, negando la existencia de los delitos políticos y otorgando vida legal al paramilitarismo a través de las convivir.

Es el accionar de un Estado, que como garrote antipopular, garantiza los privilegios de los poderosos, impone la disciplina social de los monopolios para avanzar en sus prácticas neoliberales llenas de inhumanidad e injusticia, que agranda cada día más la brecha entre los ricos y los pobres de nuestro país. Estado corrupto y descompuesto que se articuló con el narcotráfico y que ha llevado a Colombia a la crisis que padecemos.

Para recomponer su Régimen Político, cada 4 años realizan la farsa de las elecciones otorgando garantías de participación solo a los comprometidos con su opinión e intereses, pues a la oposición revolucionaria la siguen matando a tiros, razón por la cual nunca superan la participación del 40% del potencial electoral, porcentaje alcanzado con trampas y con engaños, lo que deslegitima sus resultados.

Para mantener toda esta situación, el Estado, su Régimen Político y los gobiernos de turno, han prolongado cruelmente una situación de violencia y confrontación, desplegando con sevicia e ineficacia su fuerza militar por todo el país, como un verdadero ejército de ocupación, porque ningún colombiano digno, lo siente como suyo.

Lo relievante de la actual situación, es el despertar del movimiento popular manifestado en miles de combates y movilizaciones reivindicativas, que desafían al terror del Estado, las amenazas y los atropellos oficiales, el embate del paramilitarismo y se lanzan por calles y veredas al combate por sus derechos. Nunca podrán los poderosos acallar por la fuerza la dignidad del pueblo.

Pero se hace necesario e inaplazable la convergencia de la rebeldía e insubordinación popular ante el actual estado del país. Por ello, las FARC-EP lanzarán en 1.998 el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia para contribuir a la organización y lucha de los colombianos por una patria generosa y democrática, que tendrá como Plataforma de lucha los 10 puntos para un Gobierno de Reconciliación y Reconstrucción Nacional.

Mantenemos en alto toda nuestra voluntad, compromiso y capacidad de lucha al servicio de la unidad de los colombianos por la paz, persistiendo desde ahora, y como siempre, en la necesidad de realizar encuentros de las FARC-EP con representantes de la sociedad que conduzcan a los diálogos con los poderes del Estado, para lo cual es necesario tener las garantías imprescindibles, materializadas en el despeje de los municipios de La Uribe, Mesetas, Vistahermosa, La Macarena y San Vicente del Caguán, por parte del Gobierno.

Cualquier proceso que se inicie, debe tener como tarea la concreción de una Asamblea Nacional Constituyente que le cambie a Colombia sus relaciones de poder a favor de los sectores populares.

Nuestro Pleno, convoca a todos los colombianos a persistir y a elevar la lucha por los cambios, a vincularse a la lucha armada revolucionaria por alcanzar más temprano que tarde, la Nueva Patria del siglo XXI.

Pleno del Estado Mayor Central de las FARC-EP
“Abriendo caminos hacia la Nueva Colombia”
Montañas de Colombia, Noviembre de 1997