DIALOGOS   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano
DIALOGOS DE PAZ   -   MUJERES    EnglishPortuguesItaliano

Conferencia Nacional de Guerrilleros

Máxima instancia de las FARC-EP

Plan cisne 3 para 21 días, del 4 al 25 de agosto de 1980

* Séptima Conferencia

  1. Sobre áreas ya determinadas realizar estudios de posibles lugares de acantonamiento provisional de tropas enemigas, con reconocimiento concienzudo y completo del terreno; concentrar la fuerza disponible (en este caso las tres unidades), producir ataques y dentro de estos, de ser posible, asaltos y copamientos que en un principio pueden tomar la forma de asedio sostenido de fuego.
  2. Lo anterior será explicado en el tablero con base en situación táctica contra objetivos de acantonamiento temporal del enemigo.
  3. Se establecen enlaces permanentes entre las unidades guerrilleras que estarán comunicándose entre sí todas las novedades surgidas.
  4. Enlaces de las unidades con el Secretariado. Distintivo: El mismo.
  5. Movilidad de las unidades en forma permanente cada una en su área.
  6. Cada unidad, durante los 21 días del plan, se mantendrá en movimiento diario para evitar su ubicación por el enemigo, dispondrá guardia de emergencia con consignas y distintivos precisos y claros, con borrado de trillo si fuere necesario y personal en absoluto silencio y absoluto control.
  7. Distintivo de todos los integrantes de las tres unidades: Una franja roja frontal en el sombrero, gorra o cachucha.
  8. Durante los 21 días del plan se elevará la disciplina político-militar al máximo y habrá disposición combativa de las unidades de tal manera que en cualquier momento o circunstancia, nuestra fuerza esté en condiciones de pelea.
  9. Cada unidad lleva en sus equipos la provisión necesaria, pero si fuere necesario recurrir a aprovisionamientos extraordinarios, se hará pero sin violar el principio del secreto en orden público de nuestra movilización y objetivos. No confundir nuestra política de masas con nuestra actitud cuando de planes militares se trata.
  10. Misión: Ataques, asaltos a acantonamientos provisionales de tropas enemigas antes de que estas logren construir defensas u obras ingenieras.
  11. Misiones secundarias: Si las condiciones lo permiten, las unidades pueden y deben preparar y ejecutar emboscadas y golpes de mano.
  12. Areas:
a. Unidad de Argemiro, parte alta de las Dantas con 38 hombres.
b. La Móvil, parte baja de las Dantas con 23 unidades.
c. Unidad de Benítez, El Tigre con 23 hombres.

El santo, seña y contraseña queda establecido el Primero de Agosto de 1980.

En el tablero, el camarada Martín explicó a los Mandos la situación táctica de la siguiente manera: Situación para ataques que pueden transformarse en asaltos a tropas enemigas en acantonamientos recién instalados y antes de que la tropa logre construir defensa u obras ingenieras:

  1. Trazó en el tablero una situación táctica, así: Un área abierta, una casa, una cocina, una enramada, otras construcciones; todo está dentro de un potrero rodeado de selva, árboles, palmas, quebradas, ríos, arroyos, accidentes del terreno, cercas de alambre o de madera, zanjas; situación del terreno, protecciones naturales. Cómo se realiza un reconocimiento concienzudo; cómo se hace el estudio de tina situación táctica.
  2. Distancias, tiempo y tipo de transporte que usarían los refuerzos enemigos. Posibilidad de bloquear tales refuerzos. Posibilidades de bloquear un desembarco aerotransportado. Capacidad defensiva del dispositivo militar del enemigo y sus posibilidades de prolongar con fuego su resistencia, posibilidades del enemigo de romper el cerco guerrillero, sin recurrir a las válvulas de escape calculadas para producir emboscadas guerrilleras. En qué porcentaje le es favorable el terreno al enemigo y en qué porcentaje le es favorable o desfavorable a la guerrilla.
  3. Técnicas de asedio sostenido sobre un enemigo sin obras de defensa.
  4. Organización de los grupos de combate:
a. Grupos de ataque y grupos de asalto. Sus respectivos grupos de protección. Lugar que ocupa cada comandante.
b. Grupo o grupos de sanidad.
c. Grupos de interferencia contra refuerzos.
d. Grupos de bloqueo para el caso de que el acantonamiento disponga terrenos muy favorables, abiertos y, además, determinada fuerza de reserva. Posible lugar de ubicación de la fuerza de reserva del enemigo en la selva inmediata.
e. Grupo de reserva nuestra, que al mismo tiempo juegue el papel de grupo de protección por su ubicación táctica. Disposición combativa de este grupo.
f. Grupos de emboscada en el caso de que haya válvulas de escape y sus respectivos grupos de protección.
g. Importancia de la potencia del fuego inicial sobre el objetivo enemigo y luego importancia del ahorro de parque.
h. El buen uso de las granadas.
i. La protección individual en el terreno.
j. La importancia de la agresividad razonable.
k. ¿Qué nos conviene más? ¿Un ataque en la tarde, mañana o noche, con lluvia o sin ella?
l. Plazas de reunión: Primera, Segunda, y si fuere necesario, Tercera.
m. Explicación de si se trata de ataque diurno o nocturno.
n. Medidas adicionales.

Como decimos en las tesis, todo lo anterior visto en su conjunto necesariamente tiene que conducirnos a un cambio en el modo de operar de las guerrillas. Este cambio no solo tiene importancia desde el punto de vista de los resultados concretos, sino porque obliga a las fuerzas contraguerrilleras a buscar sucesivamente nuevos modos de operar, inclusive de fácil planteamiento desde el punto de vista teórico, pero de difícil planeamiento de las operaciones militares concretas. Para nosotros tiene gran importancia obligar al enemigo a estar cambiando de modo de operar que no puede imponerse de la noche a la mañana porque tales cambios en el campo militar no pueden darse sino a través de una prolongada experiencia práctica.

Además, con el nuevo modo de operar las FARC se hacen totalmente ofensivas y menos defensivas. Ya no estarán a la espera de un enemigo diluido, audaz y escurridizo, dueño, por su conocimiento, del terreno, y con suficiente y clara inteligencia de combate. Dejaríamos de estar buscando terrenos cien por cien ventajosos que en las condiciones de hoy, un enemigo diestro sabe burlar, sino buscando al enemigo, siguiéndolo en sus movimientos para cazarlo en el momento que él menos espere, ubicando a la contraguerrilla para asediarla con vendavales de fuego, para coparla totalmente, en un terreno que nosotros obligatoriamente debemos conocer y dominar mucho más que el enemigo. Esto quiere decir que si el enemigo monta sus operativos sobre la base de una inteligencia de combate más o menos completa, la guerrilla tendrá que operar sobre la base de una inteligencia mucho más completa, precisa y detallada. Cuando hablamos de un cambio en el modo de operar no estamos afirmando de manera rotunda que nuestra vieja táctica ya no sirve. No, queda vigente todo aquello que en dependencia de las circunstancias pueda ser aplicado colateralmente, eso sí, sin que sea el fundamento de la nueva concepción operativa, esto es, que si al enemigo, en determinadas circunstancias se le puede emboscar, habrá que emboscarlo, pero dentro de la nueva concepción de buscarlo para golpearlo y someterlo. Esto que acabamos de leer, es la esencia de la nueva concepción operativa y es ésta Conferencia la que debe decidir si le conviene a las FARC o no, si cambiamos de modo de operar o nos quedamos con nuestra vieja táctica

La segunda tesis trata de que hasta ahora nos hemos regido por un plan general para operar en guerrillas móviles, realizar la inteligencia necesaria, ubicar objetivos militares de importancia, concentrar la fuerza de todo un Frente, inclusive, la fuerza de varios Frentes, dar golpes de repercusión nacional, hacer las peleas que el terreno, la fuerza y la disposición combativa nuestra permitieran y si era necesario, desplazarnos de nuevo, en guerrillas móviles para acciones de menor alcance y volver a repetir el ciclo, es decir, repetir lo anterior. Este plan general fue distribuido en planes de Frente para un periodo de cuatro años. En la realidad los planes de Frente no fueron cumplidos a cabalidad, lo que significa que el plan general no se cumplió tal cual se diseñó. Entonces tenemos que preguntarnos: ¿Por qué no pudimos cumplir los planes trazados por la Sexta Conferencia? Lo primero que tenemos que aceptar es que nuestros planes militares no tienen por qué prolongarse en el tiempo por una serie de años y mucho menos si nosotros, por diversas razones no los reajustamos anualmente luego del indispensable balance, aunque, en nuestro entender, el factor determinante que impidió el cumplimiento de los planes, fue el hecho palmario de que mientras el Ejército ha cambiado su modo de operar, las FARC prosiguen en su misma táctica. Por otra parte es probable que tanto Estados Mayores de Frente como el mando en general, tengan dificultades para la conducción de tropas guerrilleras a nivel de planes, y, además, que puede no existir el suficiente dominio en cuanto al trazo y cumplimiento de las misiones militares señaladas.

Esto será necesario analizarlo desde el punto de vista critico con el fin de evitar que lo anterior pueda ocurrirnos con el plan general que dará esta Conferencia en concordancia con la nueva concepción de un Nuevo Modo de Operar en dirección a la estructuración del ejército revolucionario. Ya sabemos que     la estructura de cualquier fuerza armada y con mayor razón un ejército revolucionario, comienza con su cuerpo de mando. Si nosotros logramos en esta Conferencia promover siquiera doscientos Comandantes más y si como todo lo indica ya contamos con la posibilidad real de obtener armas, habría que decir, sin caer en ilusiones, que pronto tendríamos un Ejército. No se crea que un Ejército y mucho menos un Ejército revolucionario no puede comenzar siendo una pequeña organización militar, como quien dice: Un Ejército pequeño que irá creciendo al calor de la pelea hasta llegar a ser un Ejército grande. Fidel Castro llamó a su pequeña tropa en la Sierra Maestra, en el mismo comienzo de la lucha armada Ejército Rebelde. De la misma manera ocurrió con el Ejército Sandinista y así comenzó el Farabundo Martí en El Salvador.

Otra tesis trata de nuestra organización política y de masas. Conviene que la Conferencia haga un balance al respecto para establecer con claridad nuestros aciertos, nuestras fallas y errores en esta materia. Debemos estar conscientes de que si las FARC no disponen de una fuerte organización de masas y un bien organizado movimiento de Núcleos de Solidaridad, ellas van a tener grandes dificultades. Nosotros partimos del principio de que sin movimiento de masas no hay guerrilla posible, mucho menos, si no contamos con una verdadera red de apoyo que en nuestro caso de hoy son los Núcleos de Solidaridad. Con relación a la organización clandestina es muy poco lo que tenemos ya que los Frentes le siguen dedicando más tiempo y energías a la organización legal que a la clandestina. Hay Frentes que no destacan conforme a los planes suficientes comisiones de organización, ni hay permanencia de tales comisiones. Hay el caso de enormes regiones por las que transitan guerrillas y cuadros de las FARC en las cuales no se han ocupado de tratar con los campesinos sobre la organización clandestina, pero tampoco sobre la organización de sindicatos, juntas comunales, ni otras uniones de lucha. Hace poco transitamos por una de estas regiones, se habló con muchos campesinos y se les preguntó por el tipo de organizaciones que allí tenían, y respondieron que todavía nadie les había hablado de eso. Entonces se les explicó y se les propuso la organización de los Núcleos de Solidaridad. Se les aclaró la forma práctica del funcionamiento de los Núcleos de Solidaridad y no hubo un solo compañero que no acogiera con satisfacción esta nueva modalidad de organización clandestina.

Nosotros no estamos en contra de la organización política legal, por el contrario, en donde quiera, las FARC pueden contribuir al desarrollo y crecimiento de la organización legal. Deben hacerlo, pero sin abandonar la tarea básica que es la organización clandestina de los Núcleos de Solidaridad. Para aclararnos más qué son los Núcleos de Solidaridad, habrá que recordar aquella organización que a partir de Marquetalia fue el apoyo de la guerrilla. Esa organización llevó el nombre de Red Clandestina de Apoyo, pero no era propiamente una organización política. Ahí, claro está, había comunistas, pero también hubo muchos liberales y conservadores. Tal organización clandestina de apoyo se fue desintegrando cuando pasamos a la organización política clandestina que en la mayoría de los Frentes se confundió con la organización legal, lo que expone a la militancia y a sus dirigentes a la retaliación del enemigo que encarcela a los revolucionarios, los mata o los obliga a huir, reduciendo la organización y sembrando el terror entre el campesinado. Cuando nos hicimos conciencia de esta realidad, pensamos que la guerrilla no tiene por qué dedicarse a la organización legal, sino a la organización clandestina, aun que esto nos ha creado sinsabores  por falta de claridad  del  verdadero sentido de tal organización. Ahora estamos ensayando un tipo de organización clandestina que lleva el nombre de Núcleos de Solidaridad de base y Núcleos de Dirección copiando la estructura de la organización política. Vamos a ver cómo adelantamos en este sentido en todos los Frentes y si surgen los mismos problemas que se dieron cuando plasmábamos en la práctica la idea de la organización política clandestina, no nos crearemos problemas y retomaremos a la vieja organización clandestina de apoyo. Sin embargo, conviene explicarnos más la idea de los Núcleos de Solidaridad.

En primer lugar los Núcleos de Solidaridad son organismos políticos, es un tipo de organización celular de tres en tres, es decir, grupos de tres personas donde hay relación del Núcleo hacia arriba y hacia abajo solo por un militante en cada dirección, más no por todo el Núcleo. Los militantes de los Núcleos pueden comprar, leer y estudiar la literatura comunista, pero no pueden difundirla. Son militantes comunistas pero no pueden decirlo. Pagan sus cuotas pero no reciben estampillas, cumplen todas las tareas pero no legal sino clandestinamente. La democracia interna existe en cada Núcleo pero no en la organización en su conjunto. El centralismo se hace mucho más rígido. Los organismos de dirección no son elegibles sino designados por la guerrilla. ¿Hasta cuando? Hasta que surja el Núcleo de dirección regional. En este momento el regional clandestino pasa bajo la dirección política nacional o la Comisión Nacional para la organización clandestina. La tarea fundamental de los Núcleos es su apoyo y realización de tareas vinculadas a la actividad del movimiento guerrillero. Los militantes de los Núcleos y si se quiere los Núcleos, están obligados a organizar sindicatos y otros tipos de organización de masas, pertenecer a ellos, ser activistas sindicales y de otras organizaciones populares y votar en las elecciones por los candidatos de la izquierda y sus aliados, pero no pueden ser candidatos a las corporaciones públicas ni hacer parte de comandos electorales, es decir, son militantes clandestinos.

Las tesis tratan de que hay Frentes que al desplegar su actividad, ya sea política, de organización o militar, lo hacen con tal espectacularidad que todo el mundo se entera de la presencia de la guerrilla, echándose a pique los planes y poniendo en peligro al mismo cuerpo armado. Esto seguramente es lo general, pero aquí nos referimos no solamente a lo que hemos observado. Por ejemplo: A un Frente fuimos y vimos cantidad de defectos de nuestros compañeros en este sentido. Las gentes conocían los lugares de campamento de los grupos guerrilleros. Los dirigentes se hicieron pilotos, motoristas de voladoras y canoas, y todo el mundo sabía quienes eran y para donde iban. La relación entre responsables y contactos se hizo pública, compañeros en que no se podía confiar como “Pistola de Palo” y otros, conocieron mucho más que algunos comandantes. Hubo en estos aspectos mucho de liberalismo y cuando “Pistola de Palo” y otros desertaron y se pusieron al servicio del enemigo, los contactos y las masas sufrieron las consecuencias de esta falsa política.

Nosotros tenemos que rectificar este tipo de política en relación con nuestros contactos y el movimiento de masas. No podemos seguir como hasta ahora sin cuidar los contactos, a nuestros amigos y las masas exponiendo a todo el mundo a la represión reaccionaria. Esto no tiene sentido y es el producto de concepciones liberales y un poco aventureras. Eso que lo haga el M-19 y otras agrupaciones tiene explicación, que lo hagamos nosotros, viejos combatientes del movimiento armado en nuestro país y, además, comunistas, no tiene explicación porque carece de sentido. Claro que aunque todo aquello no tenga sentido, nosotros estamos obligados a realizarlo porque de continuar así vamos a perder la simpatía, el cariño  la influencia que las FARC han adquirido en las masas, en nuestros amigos y compañeros, no solo en el campo sino en la ciudad. Estamos obligados a restaurar nuestro prestigio en este sentido cambiando los desaciertos por aciertos en el desarrollo de nuestra política de masas.

En el material preparatorio de esta Conferencia tratamos la cuestión de nuestra política financiera y decimos que lo primero que es necesario destacar es que el presupuesto del Estado Mayor Central no se cumplió porque los Frentes, por una u otra razón no cumplieron debidamente con sus cuotas. Cuando presentemos a la Conferencia el balance financiero del Secretariado, vamos a enterarnos de una deuda acumulada de los Frentes a partir de la Sexta Conferencia de más de 150 millones de pesos. Decimos que esto obligatoriamente retrasa muchas y muy importantes tareas y compromisos. Hay que afirmar que por falta de dinero en el Secretariado nosotros no hemos podido adelantar gestiones de suma importancia en relación con la creación de condiciones políticas y de organización para el surgimiento de otros Frentes nuevos en varias regiones del país. Por otra parte afirmamos en las tesis: Hay en la mayoría de los Frentes un manejo incorrecto de los presupuestos y es general el hecho de que los presupuestos de los Frentes no se usan como mecanismos regularizadores del gasto y la inversión, así como de la consecución de las finanzas. Y no es que ahora haya mayores dificultades que antes, tanto para conseguir dinero como para saberlo invertir razonablemente. Lo que puede ocurrir es que se están imponiendo métodos liberales en el gasto, que no se compadecen con los principios de un movimiento revolucionario que es por esencia proletario. Habrá que reaccionar contra los métodos no proletarios en nuestra política del gasto e inversión y cumplir los planes que nos dan las Conferencias.

Luego viene otro tipo de problemas que la Conferencia debe conocer en sus detalles para que se pronuncien de acuerdo con los principios que nos rigen. El camarada Argemiro desde el desdoblamiento del Tercer Frente viene procediendo a su manera en todo sentido y en el aspecto financiero se ha erigido en una especie de mando supremo que decide hacer con las finanzas lo que mejor le parece y conseguirlas también como mejor le parece sin consultar en absoluto con el Secretariado y hasta se ha negado a enviar las cuotas correspondientes con el pretexto de que el Secretariado no está cumpliendo sus funciones y que la plata se necesita es en los Frentes y no en otra parte donde no juega el papel que él quisiera. Además, sin consultar impuso a los cultivadores de coca un impuesto que él llama gramaje, es decir, los cultivadores deben pagarle a las FARC $80,oo por gramo de cocaína semiprocesada y ha redactado una especie de estatuto que él llama “Reglamento del comportamiento del cultivador” y que el Secretariado no conoce. Cuando se produjo el desdoblamiento del Tercer Frente se habló de formas de financiación con base en la marihuana y la coca, pero se aclaró que quienes debían contribuirle al movimiento serian los comerciantes exportadores. Jamás se nos ocurrió pensar que fueran los cultivadores que en lo general son productores menores, los paganos. Pero Argemiro pensó más tarde que era mejor arrancarles el dinero a los cultivadores pobres, favoreciendo con esta política a las grandes mafias exportadoras. Además, el compañero ha llevado sus relaciones con los mafiosos a un punto que pugna con la moral y la conducta del revolucionario y ante todo del comunista, sobre los problemas del compañero hay un documento que leeremos y estudiaremos por aparte. Aquí solamente destacamos su actividad en el campo de las finanzas ya que se trata aquí precisamente de tal capítulo. Cuando la reunión de Noviembre de 1980 en Guayabero, del Secretariado con las Ayudantías, se prohibió hacer más inversiones de los Frentes, porque tuvimos la certeza de que aquellas inversiones llevaban mal camino por diversos motivos que aquí seguramente han de analizarse, y los Frentes acataron la decisión, menos Argemiro. El compañero, según informes y según unas cuantas grabaciones en cassette que ha hecho para dirigir a varios Frentes, donde habla de las inmensas posibilidades de hacer finanzas en el Llano y ha pedido o exigido a los demás Frentes que le dejen totalmente quieto el Llano porque él tiene grandes planes a la vista, es decir, aquí volvemos al supermando, actuando por encima de las decisiones de las Conferencias, por encima del Secretariado y de los otros Frentes. El compañero abandonó sus funciones como responsable de su Frente, no volvió a ocuparse del plan militar del Frente, sino que se dedicó, sin que autoridad superior lo hubiera autorizado, a hacer su propia política. Es que cuando se produjo el desdoblamiento el compañero pidió el área del Putumayo y Orito como sede del Frente, salió corriendo del Losada porque tenía mucho afán de llegar al Putumayo, pero de camino resolvió parar y dedicarse sin consultar con el Secretariado, a esta función de Zar de las finanzas generales de las FARC y a desbarrar del Secretariado del Estado Mayor Central. El camarada está profundamente equivocado en relación con la conducta de los cuadros de las FARC, o simplemente se fue por otro camino que no es el de nosotros los revolucionarios y comunistas. Esto lo veremos cuando salga aquí en la Conferencia el documento sobre los problemas de Argemiro.

Para concluir este capítulo de las finanzas habrá que agregar lo que ya resolvió una reunión del Secretariado y las Ayudantías en el sentido de que los Frentes suspendan del todo las inversiones en negocios y mejor que nos propongamos el montaje de un negocio grande y seguro en el exterior para que el Secretariado y todos los Frentes den su aporte de acuerdo con un plan.

Otro aspecto de las finanzas es aquel relacionado con la falta de tacto en la búsqueda de personajes que den dinero. Habrá que disponer de medios de inteligencia que nos eviten errores que desprestigien el movimiento. Sobre el particular será necesario que la Comisión de finanzas de la Conferencia tome nota y reúna información de ciertos casos para que presente una conclusión clara en este sentido. La cuestión básica de las finanzas nuestras es que ellas necesariamente deben tener un sentido político cualquiera sea la forma que los Frentes empleen para adquirirlas. Por eso, de todas maneras conviene que las FARC hagan finanzas de masas, es decir, una labor paciente y permanente con las masas para irlas ganando en el sentido de que contribuyan en la medida de sus posibilidades con su ayuda económica al movimiento.

En los materiales preparatorios de la Conferencia hay una tesis que trata, seguramente, de la cuestión más importante de las FARC, hacia llamarnos desde hoy Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejercito del Pueblo. La mayoría sino la totalidad de los Frentes, están de acuerdo en que de aquí salgamos con el nombre de Ejército del Pueblo. Y es que en realidad ya somos un Ejército. Un movimiento guerrillero que despliega su actividad política, organizativa y militar en 16 Frentes, es ya un Ejército. Otra cosa es darle a un Ejército de tipo revolucionario la estructura de mando que requiera, es en este caso, de lo que debemos ocuparnos en esta Conferencia. Como dice la tesis, todos sabemos que un Ejército no se da si no existe en él un mando grande y capaz tanto en el orden político como en el militar.

Nosotros creemos que tales condiciones básicamente están dadas y que una práctica que ya es general, como es la de promover guerrilleros con un mínimo de capacidad al mando, es un camino seguro para la búsqueda de un mando de tal naturaleza que nos ponga en condiciones de dirigir un Ejército Revolucionario. Nosotros contamos con dos fuentes de mando de suma importancia. La primera es la Escuela de entrenamiento militar para futuros comandantes y la segunda, la escuela de la práctica. A la primera será necesario traer compañeros que se perfilen como futuros comandantes, es decir, en los que haya un mínimo de don de mando para que la promoción conduzca al crecimiento del mando. En la tesis decimos que es necesario acortar el periodo de cada curso, lo que en la práctica ya comenzó a realizarse, limitándonos exclusivamente a dotar a los cadetes de las capacidades mínimas para la conducción de tropas.

La segunda escuela, o sea, la de la práctica es muy prometedora si sabemos explotar esta cantera con la audacia necesaria, promoviendo a muchos compañeros al mando. Tenemos que proponernos metas en este sentido, esto es, que por lo menos anualmente, luego de la promoción de esta Conferencia, haya por lo menos cincuenta promociones anuales. Esta Conferencia deberá promover al mando por lo menos 200 compañeros. La otra cuestión casi decisiva por su importancia es la consecución de armamento. Pero se necesita dinero y bastante. Hay en curso negociaciones y ya hemos realizado inversiones de importancia aunque no se pueden dar explicaciones detalladas. Pero sí hay en marcha gestiones muy importantes y muy concretas al respecto. Vamos a ver como integramos los presupuestos de los Frentes, así como del Estado Mayor Central con el fin de dedicar la parte de mayor consideración del dinero que consigamos a la compra de armas. Y entrar en serio a resolver ciertos problemas de orden técnico que nos impiden cumplir esa importante tarea. Hay en las tesis otro planteamiento de suma importancia sea que a partir de hoy nos llamemos Ejército o no. Se trata de ver si disponemos de compañeros en capacidad de hacer cursos de capacitación tales como inteligencia, de los cuales ya se realizó el primero hace poco con resultados magníficos, otros cursos sobre conducción de tropas, cursos de Estado Mayor, de comunicaciones, de topografía y levantamientos planimétricos, cartografía y orientación con brújulas, explosivos y ciencias aplológicas, o sea, conocimientos científicos sobre armamento, y otras especializaciones de singular importancia para un Ejército Revolucionario. De la misma manera, cursos sobre propaganda, sobre los Núcleos de Solidaridad y en general sobre organización política clandestina y de masas.

Otra tesis de los materiales preparatorios trata sobre nuestra labor ideológica y política y la tarea concreta de la Sexta Conferencia en cuanto a la edición del boletín interno y la cartilla ideológica, dos publicaciones de suma importancia. Ahí en las tesis, decimos que hasta ahora nadie se ha pronunciado ni por el uno ni por el otro, es decir, ningún Frente ha dicho si estos instrumentos de trabajo ideológico y político tienen importancia y aceptación por parte de los cuadros y en general por los guerrilleros. En el Secretariado creemos que tanto el boletín interno como la cartilla ideológica son buenos instrumentos de trabajo en la lucha por la elevación del nivel de todos los combatientes y vale la pena proseguir en esta tarea. Habrá si, que contar en el Secretariado con un pequeño equipo de compañeros que se dediquen a esa tarea porque no es posible que el Secretariado tenga que ocuparse del sinnúmero de tareas que emanan de las Conferencias y las que van surgiendo cada día. Hay que mejorar y regularizar la salida de Resistencia que es un boletín que despierta mucho interés en la gente que lo lee, no solo por el hecho de ser el órgano de divulgación de las FARC sino por lo que dice como mensaje revolucionario a los lectores. No ha habido en los últimos tiempos un solo número de Resistencia que no haya sido publicado o comentado por la radio y la prensa capitalista, lo que pone de manifiesto el prestigio de las FARC. Hay compañeros que piensan que Resistencia debe salir con más frecuencia y decir más cosas de las que dice. Nosotros somos un movimiento de suma importancia y seriedad y nuestras publicaciones deben expresar ese concepto. Nuestra propaganda no tiene por qué parecerse a la del M-19 y otros grupos revolucionarios que hablan de lo divino y lo humano, de lo político, ideológico, militar, de estrategia, de operaciones y tácticas, de este o de aquel tópico y cuando el lector termina de leer aquellos mensajes de oropel y ruido de tonel vacío, tendrá sabor a cobre en la boca. La propaganda rechinante de los círculos revolucionarios de la pequeña burguesía revolucionaria, es hoy y mañana no lo es, porque no corresponde ni a las realizaciones de esos movimientos, ni a las realidades de la lucha, ni de los hechos. Nuestra propaganda tiene que corresponder a lo que somos y estamos en capacidad de hacer, para que el pueblo colombiano se haga conciencia de la significación de las FARC, de su porvenir como fuerza decisoria en la lucha por el poder.

Lo anterior no quiere decir que seamos descuidados, malos periodistas y escritores que nos contentamos con algunos boletines de algunos Frentes, bastante desaliñados desde el punto de vista de la literatura revolucionaria, en su presentación y que en ocasiones no expresan correctamente nuestra política y menos de manera clara. Ahí en las tesis decimos que debemos ser más concretos, precisos y claros. Nuestras comunicaciones deben contener mensajes al pueblo. Aquí en Colombia hay que escribir bien, con gusto y un poco de gracia y humorismo, y si se quiere con pasión, pero haciendo uso del término preciso, entendible, rico en su contenido, profundo en su concepto, que exprese nuestra condición de clase, nuestra ideología y nuestra política en palabras que lleguen al alma de la audiencia. En este sentido será necesario realizar cursos de periodismo. No tenemos que inventarlos, ahí están los libros que nos enseñan el arte de escribir bien.

Hay en el material preparatorio otra tesis que trata sobre el buen o mal funcionamiento de los mecanismos de dirección, comenzando por el Estado Mayor Central y su Secretariado. Pero no se trata solamente de estos sino de los mecanismos de dirección de los Frentes. Es muy posible que hayamos entendido bien que significan las Conclusiones de las Conferencias anteriores cuando tratan de la responsabilidad individual de los cuadros de las FARC en dependencia de los organismos colegiados de dirección que tienen que jugar su papel. Pero la tesis en lo fundamental trata el problema del funcionamiento del Estado Mayor Central, conformado como hasta ahora con muchos integrantes no se puede reunir. Por eso la tesis dice que si un Estado Mayor Central no se puede reunir pierde su objeto. Habría que pensar en esta Conferencia en otra salida práctica y esa sería reducir el número de sus integrantes. Hay otros camaradas de otros tantos Frentes que proponen un Estado Mayor Central de once miembros. Creemos que la Comisión de la Conferencia que estudie la nueva composición y el número de miembros del Estado Mayor, debe tener en cuenta las dificultades para reunir periódicamente un Estado Mayor cuyos miembros están ubicados en los diversos Frentes y son los cuadros más conocidos y reconocidos por los servicios de inteligencia del enemigo. Habrá que estudiar muy bien este problema con la idea de hacer un Estado Mayor Central que siendo mecanismo de dirección nacional pueda reunirse periódicamente. Se dice en la tesis y ya los camaradas de casi todos los Frentes están de acuerdo en que el mecanismo de las Ayudantías sea del Secretariado para los Frentes y no de estos para el Secretariado, cuestión que debe estudiar la Comisión de integración del nuevo Estado Mayor Central.

Decimos en el documento preparatorio que hasta ahora hemos crecido de tal manera que ya somos 16 Frentes y si se quiere 17 si contamos la Escuela Nacional de Entrenamiento, y que han surgido condiciones para producir otros desdoblamientos de Frentes con base en 50 unidades y que de acuerdo con las circunstancias de ciertos lugares, inclusive podría pensarse en nuevos Frentes de menos de 50 unidades con un plan de crecer a 50, luego a 100 y luego a 200 unidades. Aquí habría que tener en cuenta el cambio, en el modo de operar que nos estamos planteando, en el sentido de que un despliegue en unidades pequeñas pero con la suficiente capacidad operativa y en dependencia del medio en que el nuevo Frente vaya a desarrollar o desarrolle su actividad. Decimos que es necesario pasar de 16 Frentes a 25 y de forma inmediata y que para eso es necesario crear condiciones de organización clandestina y de masas en nuevas áreas de Antioquia, Chocó, Cauca, Valle, los Santanderes, Cundinamarca, Boyacá, Tolima, Huila, La Costa, donde se adelanta trabajo concreto, en el Meta y Caquetá. Esto nos muestra una perspectiva clara y de mucho interés en la lucha no solo por damos un verdadero Ejército Revolucionario sino por buscarle un amplio apoyo de masas y organización clandestina.

Se dice en las tesis que estamos obligados a contribuir al surgimiento y fortalecimiento de la Autodefensa en las diversas regiones influidas por la guerrilla y pasar este tipo de organización a la responsabilidad de los organismos políticos intermedios de dirección, entendiendo que esta es una tarea de suma importancia si consideramos que los mandos militares fascistas preparan un golpe militar, en cuyo caso la acción armada podría adquirir la forma fundamental de pelea por el cambio de régimen, claro está, en combinación con todas las formas de lucha de masas. Este aspecto podremos verlo más ampliamente cuando tratemos la situación política nacional.

Las tesis tratan la importantísima cuestión de cómo penetrar con nuestra política y nuestra ideología en el interior del Ejército burgués que no es homogéneo y que en consecuencia allí necesariamente se dan formas de lucha de clases que nosotros los revolucionarios estamos obligados a utilizar en beneficio de la causa revolucionaria. Decimos que hay sectores importantes de la oficialidad, suboficialidad y tropas que no están conformes con la política represiva, la tortura, el bandidaje, y el ladronismo de la oligarquía y de los altos mandos y que podemos y debemos explotar la contradicción entre los cuerpos de tropas, ciertos oficiales y suboficiales con los altos mandos. Y hablamos de que tenemos que comenzar por algo y en lo que respecta a las acciones militares prácticas decimos, que cuando se produzcan asaltos y copamientos de unidades militares, debemos tratar a los reducidos y heridos lo más humanamente posible, no con la idea de ganarlos, sino para que les lleven a otros soldados la idea de lo que son en realidad las FARC. Pero hay otras formas de penetrar en el interior del Ejército, la Armada y la Aviación, mediante el montaje de mecanismos adecuados para esta labor. Lo que ocurre es que para esto, necesitamos dinero y cierto tipo de cuadros que reúnan determinadas condiciones para la realización de un trabajo de importancia capital para la revolución.

En cuanto a la tesis que trata nuestra política de unidad de acción podríamos ver aparte cómo van nuestras relaciones con grupos o movimientos como el ELN y el M-19. Ni hablar de las que entraron en crisis con el EPL. Pero lo que debemos aclararnos primero que todo es qué entendemos nosotros mismos por política de unidad de acción. El planteamiento no es nuevo, por el contrario, viejo. Desde cuando formulamos los rasgos fundamentales de la política de unidad de acción, dijimos que debía comenzar por acuerdos con los demás grupos armados en el sentido de que cuando por los lados de las FARC sonaran tiros debían producirse por parte de los otros grupos armados. Nunca hemos dicho que encomandarnos, poner guerrilleros nuestros al mando de cuadros de otros movimientos, convivir con grupos diferentes a las FARC, llegar a acuerdos por la base, cualquiera sean estos acuerdos, sea una política de unidad de acción. Los camaradas estarán enterados de la política de unidad de acción formulada por nuestra organización política y el movimiento sindical que dirigimos en Colombia. Pues esa misma política es la que aplicamos en el movimiento armado aun cuando ésta tenga carácter militar. En esto no podemos equivocarnos, porque si nos equivocamos echamos a pique toda una concepción política que necesariamente jugará su rol en el futuro. Hay en curso conversaciones con grupos del ELN y ellas andan en buena tónica. En cambio con el M-19, especialmente en los últimos tiempos, las relaciones con esta organización se han deteriorado, no por culpa nuestra sino porque algunos de aquellos dirigentes creen ser los únicos depositarios de la verdad revolucionaria y los más grandes conductores de la lucha armada.

Encima, ahora por el hecho de realizar nuestra propia política sin consultar con ellos, nos califican de traidores y por eso nos tocó responder en forma clara y precisa en el último numero de Resistencia. Claro que esto no quiere decir un rompimiento total. Podría llegarse a conversaciones, incluso a acuerdos con el M- 19 pero sobre la base de lo establecido por nosotros hace tiempo y que consiste en que si los jefes del M-19 tienen real interés en conversar con nosotros, busquen contacto y lleguen a acuerdos políticos primero con el organismo político superior y luego vengan a hablar con nosotros el tiempo que quieran y sobre lo que quieran.

Pasando a otros temas, hay modificaciones, supresiones y adiciones al Estatuto, al Reglamento de Régimen Disciplinario y a las Normas de Comando de las FARC, así como al programa agrario de los guerrilleros. Pero como estos documentos han de leerse para discutirse en la Conferencia, no es necesario tratar sobre ellos aquí en este Informe Central de manera particular. Sin embargo, conviene aclarar que las precisiones que introducimos en estos documentos hacen relación con el carácter que asumen las FARC al llamarse y en la práctica actuar como un Ejército Revolucionario. Además, el Programa Agrario de los Guerrilleros saldrá complementado de esta Conferencia con una Ley de Reforma Agraria que los camaradas delegados han de oír aquí, discutir, enmendar si fuere el caso y finalmente aprobar.

Ahora podemos ver aunque sea a grandes rasgos la situación internacional actual. De entrada hay que decir que ésta se ha agravado en los últimos tiempos a tal grado que hay serias amenazas ya no solo de tensión sino de guerra. Ocurre que el imperialismo y muy especialmente el norteamericano padece una crisis antes no contemplada por el capitalismo monopolista y esto determina para la política internacional de los Estados Unidos la búsqueda de salidas, aunque aquellas no conduzcan directamente a una confrontación mundial con el sistema socialista. La actual política del gobierno del señor Ronald Reagan es abiertamente provocadora y aventurera. Tal política es dictada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), que encarna los intereses más reaccionarios y fascistas de los círculos monopolistas del capital financiero norteamericano. Hay en marcha planes del Pentágono enderezados contra Cuba y Nicaragua. Se está ante el peligro de una agresión directa de los Estados Unidos contra la revolución cubana y el pueblo de Nicaragua. Los Estados Unidos de diversas maneras están interviniendo contra la revolución salvadoreña y amplían su dominio militar, económico y político en Centroamérica, América del Sur, Las Antillas, Europa, Asia y Africa. Los Planes de guerra de los imperialistas yanquis se enderezan contra la Unión Soviética y todo el mundo socialista. Pero el socialismo y las fuerzas que en el mundo luchan por la paz y el progreso social hoy son más poderosas y pueden imponer salidas distintas a la guerra en vía a la solución de la contradicción fundamental y determinante de la sociedad contemporánea, esto es, la gran contradicción mundial entre el socialismo naciente y el capitalismo moribundo. Tratando por todos los medios de evitar la guerra y apelando a la conciencia de todos los pueblos para la búsqueda de salidas más humanas y menos destructoras de las conquistas del hombre y de la humanidad en la solución del profundo conflicto entre comunismo y capitalismo, el sistema socialista y todos los revolucionarios y gentes progresistas del planeta, tenemos que unirnos como un puño para la batalla decisiva y victoriosa del paso del capitalismo al socialismo real en el mundo con guerra o sin guerra. Estos son los dos salientes determinantes de la perspectiva universal y en las dos direcciones esto es luchar con todas nuestras fuerzas por la paz mundial y prepararnos para la guerra para dar una respuesta decisiva a los monopolios financieros del capitalismo internacional. En esta lucha de dos sistemas diametralmente opuestos, capitalismo y socialismo, habrá que utilizar con astucia de revolucionarios las contradicciones intercapitalistas para debilitar y hacer fracasar la política y los planes de guerra del imperialismo. De todas maneras la correlación de fuerzas en el mundo favorece al sistema socialista, favorece a la revolución en cada país como consecuencia de la gran pugna interclasista de la clase obrera, los campesinos pobres y las capas intermedias de la población frente al capital monopolista en escala internacional. Esta lucha vista en profundidad con el método del materialismo histórico dice claramente, como afirma Fidel Castro, que la rueda de la historia ha echado a andar no en beneficio del capitalismo sino en beneficio de la revolución mundial.

Ahora, un vistazo también a grandes zancadas a la situación política nacional. Nos hallamos en plena campaña electoral, primero para las elecciones que culminaron en Marzo para corporaciones públicas y luego en Mayo para Presidente de la República, pero que al mismo tiempo hay en curso una feroz campaña antidemocrática, anticomunista y anti-FARC encabezada por los generales fascistas Landazabal Reyes, Lema Henao, Camacho Leyva y otros. La prensa reaccionaria y en general los medios de comunicación social al servicio de los monopolios están soliviantando la campaña de los mandos fascistas que expresan la política de la oligarquía financiera, que como todos sabemos es la política del fascismo. Por eso nadie debe llamarse a engaño creyendo que aquí en Colombia puede producirse una apertura hacia la democracia burguesa. Eso no quiere decir que estemos en contra de la idea de lucha de masas por una salida distinta a la guerra en vía a la solución de la gran crisis que afecta a la sociedad colombiana, porque los revolucionarios no estamos planteando el retorno a las viejas libertades burguesas y mucho menos dentro de la llamada democracia restringida, made in USA, sino una apertura hacia la conquista de auténticas libertades para el pueblo, que es otra cosa.       Y esto no será posible aquí en Colombia, si las masas populares no se alzan a      la lucha por cambios fundamentales de la vida del país y cuando en una    nación se da semejante fenómeno social y político, es porque está surgiendo    un estado insurreccional en el ánimo del pueblo y del cual brota la situación revolucionaria y dentro de ésta, cuando existen los factores subjetivos correspondientes, necesariamente tiene que darse la revolución.

En nuestro país la oligarquía financiera tiene dominio absoluto sobre el aparato del Estado y por eso gobierna con sus empleados de mayor confianza. Pero, además, esa oligarquía tiene profundos entronques con el capital financiero norteamericano y por eso no solo está obligada a representar aquellos intereses sino a defenderlos con la fuerza pública, con el Estado de Sitio permanente, con el monstruoso Estatuto de Seguridad que es la encarnación de la teoría neofascista de la Seguridad Nacional a cargo de los monopolios financieros del capital internacional con sede en los Estados Unidos, con disposiciones y medidas de alta policía que dan carta blanca a organizaciones de torturadores y asesinos como el MAS y otras agencias del crimen con cargo a los altos mandos militares. Ya se sabe que la Teoría de la Seguridad Nacional es el proyecto de un plan anticomunista y antidemocrático mundial cuya esencia es suprimir en todos los países de la esfera capitalista el brote insurreccional, someter a los pueblos a la disciplina social de los monopolios financieros e imponer el régimen de la democracia restringida para luego desestabilizar, como lo pretendió el imperialismo en Polonia, el sistema socialista para hacer retornar lo perdido por el capitalismo en la primera y segunda guerras mundiales a la esfera del sistema capitalista. Este es un sueño imperialista pero conlleva graves peligros para la humanidad. Por eso es que en la tesis hacemos la afirmación de que aquí en Colombia nos hallamos en presencia de una escalada de violencia terrorista que es necesario parar con la ampliación de la lucha armada revolucionaria combinándola con todas las formas de lucha de masas de nuestro pueblo.

Esa escalada terrorista de que hablamos está ligada directamente con los planes golpistas de un grupo de generales que no esperan sino una coyuntura favorable para tomar el poder. Esos generales son Fernando Landazabal Reyes, cerebro de la conspiración, Lema Henao, Hernando Díaz Sanmiguel, Hernando Hurtado, Rodríguez Botiva, Miguel Antonio Guerrero Paz y Forero Delgadillo. Pero hay otro grupo encabezado por el general Nelson Mejía Henao y Matamoros. Este grupo y principalmente Mejía Henao han bloqueado en varias ocasiones el golpe que organiza Landazabal, es decir, que se pone en evidencia la pugna de los dos grupos principales. Seguramente habrá otros grupos y todo indica que hay otro al mando de Vega Uribe, pero los que tienen más fuerza y ascendencia entre la alta oficialidad son los dos primeros. Sabemos que el doctor Carlos Lleras Restrepo tiene fuerte injerencia en el grupo de Nelson Mejía y Matamoros.

Es por esto que en las tesis decimos que nosotros estamos obligados a contribuir en la medida de nuestras posibilidades al desarrollo de la política de convergencia democrática para la búsqueda de una salida inteligente de la gran crisis que vive la nación y para oponer fuerza de masas, fuerza de pueblo a los planes golpistas de los militares reaccionarios. La oligarquía financiera se apoya en las Fuerzas Armadas que son potentes pero no homogéneas. Hay en el seno de las Fuerzas Armadas serias contradicciones que si todavía no se han puesto de manifiesto, se pondrán, cuando la lucha de clases se ahonde y radicalice, y agregamos: No todos los altos mandos son fascistas y mucho menos toda la oficialidad de rango intermedio, ni la suboficialidad en su conjunto en ninguna de las ramas conocidas.
Cómo aprovechar en beneficio de la lucha revolucionaria las contradicciones en el campo enemigo, cómo atraer una parte del Ejército, La Armada y la Aviación al lado de la lucha popular, he aquí el problema cardinal de nuestra política y de nuestro comportamiento militar. El ejemplo de “Cisne 3” puede sernos de utilidad si lo estudiamos en profundidad y en sus repercusiones concretas. El trato fraternal para con los vencidos necesariamente tuvo que producir en mandos y tropas un cambio de opinión en cuanto a las FARC. Este cambio pudimos verlo y palparlo a los pocos días en ciertos episodios en que se vio otra actitud de los soldados reducidos por “Cisne 3”. Pero, además, habrá otros medios a nuestra disposición para llegar al interior de las Fuerzas Armadas Oficiales. Para esto, como decimos atrás, necesitamos dinero y un equipo de cuadros que reúnan las condiciones para este trabajo. Hace muchos años nosotros dirigimos un periódico llamado Estrella Roja que aparecía redactado por militares retirados y en servicio activo. Ahí escribíamos nosotros y fue un boletín que llegó a la mente de oficiales, suboficiales y tropas. Pero esa gestión terminó cuando la COMIL fue golpeada y desmantelada y luego no nos volvimos a ocupar de trabajo tan importante. Pero al menos tenemos la experiencia. Será necesario volver a ocuparnos de semejante labor. Y ahora con mayores posibilidades de éxito.

Finalmente, tendremos en esta Conferencia que ocuparnos de la aprobación de lo nuevo que se introduce en el Estatuto, en el Reglamento de Régimen Disciplinario, en las Normas de Comando, en el Programa Agrario y ver con detenimiento el proyecto de Ley de la Reforma Agraria Revolucionaria.

Atentamente: El Secretariado.